Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El campeón no se da tregua

Discreta fiesta del Barça en Yokohama tras ganar su segundo Mundial de Clubes - El equipo vuelve al trabajo al día siguiente de su viaje para preparar el partido de Copa del jueves

El Barcelona no se da tregua. El campeón del mundo apenas sí festejó su ultimo éxito. Cenaron los jugadores en el salón habitual del hotel en el que vivieron en Yokohama y, 20 plantas más arriba, lo hicieron los directivos, las familias de los propios futbolistas y periodistas de medios afines a la junta directiva. Tan discreta fue la celebración que Andoni Zubizarreta, el director deportivo del club, se enteró de que había una fiesta por casualidad. Y lo de fiesta es un decir, porque los jugadores se lo tomaron con calma y el actual consejo acostumbra a ser comedido y austero para contribuir al saneamiento de la institución. A las dos de la madrugada, quedaban cuatro miembros del staff técnico con sendos gin-tonics en la mano, disfrutando de una victoria histórica, un éxito que Zubizarreta consideró como "otra manera de entender el fútbol, un orgullo para todo el barcelonismo porque aquí los formamos y los ponemos; no se duda". El director deportivo se refería a la victoria contra el Santos y a una alineación en la que figuraban hasta nueve jugadores forjados en La Masia.

Zubizarreta define el triunfo ante el Santos "como otra manera de entender el fútbol"

"Una cosa he aprendido: los conceptos clásicos no existen; aquí se tiene vocación de llegar, ya sea con Alves como interior izquierda, con Cesc o con Leo", reseñó Zubizarreta, quien admitió que el mundo había descubierto "una manera de jugar desconocida; encontraron otra manera de entender el fútbol". El director deportivo aseguró, en cualquier caso, que no sentía envidia de la actual plantilla, que obtuvo en Yokohama el Mundial de Clubes que a él se le escapó como miembro del dream team en 1992. "Ha sido una gran satisfacción vivirlo con la corbata. Tuve mi oportunidad y no la aprovechamos, pero en la vida quedan cosas por hacer y a mí, ese sueño se me cumplió el domingo", concluyó después de admitir que se retiró pronto a dormir, por cansancio y porque nunca ha sido de los más fiesteros. "Por ahí no he pecado", dijo.

La mañana después del último título, en el aeropuerto de Narita, todo era "superguay", para utilizar el término utilizado por algunos expedicionarios. Los máximos responsables, por su parte, emprendieron de nuevo la faena. El entrenador, Pep Guardiola, y el presidente, Sandro Rosell, trazaron la ruta inminente nada más subirse al avión de regreso a Barcelona. De entrada, el entrenador ordenó entrenamiento para hoy -el jueves el equipo disputa el partido de vuelta de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey contra L'Hospitalet con una ventaja en la ida de 0-1- y concedió vacaciones a los futbolistas sudamericanos y a Keita, quien, como el resto del equipo, se reincorporarán el día 29, si Guardiola no cambia de opinión. Así que Messi, Alves, Alexis, Mascherano y Maxwell no jugarán dentro de dos días contra L'Hospitalet en el Camp Nou.

Rosell, por su parte, advirtió que la próxima semana espera cerrar una gira por China que se celebraría el próximo verano y constaría de tres partidos. El presidente dejó claro que la voluntad del club es renovar en breve al portero Pinto y al lateral Abidal. Aunque falta el trámite de la rúbrica, el acuerdo está pactado. De lo que no se tiene constancia es de que el presidente se reuniera con los jugadores para pactar la prima por ganar el Mundial de Clubes. En un principio, Rosell dejó claro, por boca de los directivos de mayor graduación, que no pensaba abonar nada a sus futbolistas, dado que no había nada firmado. El Barcelona, eso sí, ganó, además del titulo cinco millones de dólares (3,8 millones de euros).

El club ha descartado cualquier celebración y emplaza a los aficionados al partido de Copa para homenajear el equipo. Al igual que ya ocurrió en la ida, Guardiola recurrirá al filial para completar la alineación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de diciembre de 2011