Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mar coloca otra batea para sanear marisco frente al puerto exterior de Ferrol

La batea experimental de la Consellería do Mar quedó ayer anclada frente al puerto exterior de Ferrol, en un punto entre cabo Prioriño Chico y punta Coitelada, tras ser trasladada la superficie flotante desde Lorbé para amarrarla y fijarla a los muertos que se colocaron el pasado miércoles. La batea mide 506 metros cuadrados (23 de largo por 22 de ancho) y es una de las dos experimentales para el reparqueo del marisco tóxico en aguas limpias que la Xunta ha instalado en la costa gallega después de que Pescanova rechazase la primera ubicación seleccionada en Xove (Lugo), muy cerca de su piscifactoría de rodaballos. La otra batea ya fue instalada recientemente en la ría de Aldán.

Mar invertirá 1,5 millones de euros en este proyecto experimental para ahorrarse 10 de los 11,5 millones que venía pagando anualmente en convenios con distintas cofradías, sobre todo en salarios, por la limpieza y regeneración de las rías más contaminadas, tarea en la que los mariscadores eran empleados ante la imposibilidad de comercializar el molusco contaminado. Ahora se estima que podrán recuperar 450 toneladas de marisco fresco cada año que no podían vender en lonja por la concentración de bacterias fecales del agua y que se colocaban en el mercado de las conservas.

Medio millar de mariscadores de tres cofradías (Ferrol, Fene y Mugardos) viven de la extracción en la ría ferrolana. La Xunta se encargará de recoger los lotes de moluscos y trasladarlos a las bateas experimentales sin coste para los pósitos que se sumen al proyecto, que se desarrollará en fase de pruebas de enero a marzo.

Los ecologistas criticaron la ubicación de las bateas en aguas de la Red Natura y acusan a la Xunta de plegarse al "chantaje corporativo" de Pescanova. Al patrón mayor de Ferrol, José Luis Estévez, no lo convence el sistema, pero asegura que "tendrán que adaptarse" para seguir trabajando.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de diciembre de 2011