Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:

"No hay que desconfiar de la Comunidad"

PSM e IU acusan a Gallardón de poner en peligro la política de drogodependencia

El intercambio de competencias entre el Ayuntamiento de Madrid y el Gobierno regional tiene tres fechas previstas: hace unos días, pronto y en un futuro. Empleo y vivienda pública, por ejemplo, se han dejado para más adelante, sin concretar para cuándo, quizá para nunca, por su "complejidad", según explicó el martes en la Asamblea el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón. Otras ya están cerradas y reflejadas en los presupuestos municipales, como la cesión del metro a la Comunidad. Pero las que más preocupación han suscitado, tanto entre los trabajadores como a la oposición, son las que están sobre la mesa y aún sin concretar. Como las políticas de drogodependencia.

La intención del Ayuntamiento es traspasar este servicio. Ayer el edil de Seguridad, Pedro Calvo, afirmó en el pleno: " se ha formulado, exclusivamente, no se ha avanzado más en un acuerdo que tenga que ver con modelos o personal". Para reforzar su argumento, añadió que esas políticas "tienen su presupuesto completo para 2012".

MÁS INFORMACIÓN

Cerca de 300 personas protestaron el martes ante la Casa de la Villa contra los planes del Ayuntamiento. Temen que dejar los siete centros municipales y otros cuatro concertados que forman el Instituto de Adicciones en manos de la Agencia Antidroga regional conllevaría un abandono del modelo biopsicosocial, "un referente de calidad", además de posibles recortes de servicios y personal.

Ayer, en el pleno, tanto IU como el PSM sustentaron ese temor en sendas proposiciones. El PP votó en contra de la primera y a favor de la segunda. Ambas defendían que se mantenga el modelo. ¿La diferencia? IU pedía explícitamente que no se realizara el traspaso. Calvo arguyó que lo que preocupa a la oposición no es que se unifiquen ambas redes, sino el presunto receptor de competencias, esto es, el Gobierno regional. "Yo eso lo respeto, pero no participo. No tengo por qué desconfiar de los grandes profesionales de la Agencia Antidroga", apostilló.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de diciembre de 2011