Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consejo del Barcelonès reparte 240.000 euros anuales en dietas

El presidente y los siete vicepresidentes del ente comarcal cobran 145.000 euros por asistir a plenos y comisiones

El Consejo Comarcal del Barcelonès (CCB) dedica anualmente 240.000 euros a dietas y retribuciones para sus 39 cargos públicos. Se trata de indemnizaciones que alcaldes y concejales perciben por asistir a las comisiones y plenarios de esta Administración comarcal, muy cuestionada por las pocas competencias que tiene. Y es que en la conurbación de Barcelona coincide la existencia de los Ayuntamientos, el Consejo Comarcal, el Área Metropolitana de Barcelona y la Diputación de Barcelona.

El consejo, que agrupa cinco municipios (Barcelona, Badalona, L'Hospitalet de Llobregat, Sant Adrià de Besòs y Santa Coloma de Gramenet) -lo que se traduce una población de 2,3 millones de personas- está presidido por Jesús Maria Canga, alcalde de Sant Adrià (PSC). Canga se encarga de presidir los diferentes órganos de gobierno que forman el consejo: el pleno, las juntas de gobierno y de portavoces, así como las comisiones informativas y de cuentas. Por su cargo como presidente del ente comarcal, Canga recibe 31.000 euros anuales en dietas, que complementa su sueldo como edil (por ley solo se puede cobrar un salario público), que asciende a 55.000 euros.

Los indignados de Tortosa impulsan una moción contra el sueldo de los ediles

El consejo, que dispone de un presupuesto de 25 millones de euros para este año, desempeña dos funciones principales: por un lado, el mantenimiento de las rondas de Barcelona y, por otro, la promoción urbanística a través de la empresa pública Regesa, que se dedica a la construcción de viviendas y de aparcamientos. El CCB también controla el 50% de la empresa Marina de Badalona (que aparece en el caso Pretoria por una operación urbanística), que gestiona el puerto deportivo y pesquero de esta ciudad.

A pesar de que sus competencias son reducidas, el consejo cuenta con hasta siete áreas de gobierno (como educación, juventud y promoción económica), comandadas por sus respectivos vicepresidentes, que perciben entre 14.000 y 17.200 euros en dietas, dependiendo de los órganos a los que asistan. En la franja alta de los que cobran destaca Jordi William Carnes, que a su vez es concejal socialista de Barcelona. Por esta tarea, Carnes recibe un sueldo superior a 75.000 euros (véase detalle en la página 2).

Beneficio para todos

Las dietas las cobran ediles de todo el arco político. Entre ellos, Maite Fandos (CiU), teniente de alcalde de Barcelona, que complementa su sueldo municipal de 98.200 euros con 17.000 euros en dietas del Consejo Comarcal. El mismo monto en pluses perciben los concejales barceloneses Joaquim Mestre (ICV) y Jordi Portabella (ERC), que tienen sueldos de 84.500 euros y 98.200 euros, respectivamente.

El PP, a pesar de estar en la oposición, también se beneficia generosamente de las dietas del ente. Juan Carlos del Río, concejal de L'Hospitalet, cobra 12.700 euros por asistencias, cantidad a la que suma los 69.000 euros de su nómina municipal.El Consejo Comarcal del Barcelonès (CCB) es una de las Administraciones más cuestionadas. Y es que la coincidencia en el mismo territorio de hasta cuatro Administraciones diferentes ha despojado de competencias al ente y su volumen de gestión es inferior al de consejos de otras comarcas. De hecho, un miembro del gobierno del CCB reconoce que solo el presidente, algunos de los vicepresidentes y portavoces de grupos "trabajan realmente". "En total, solo cinco o seis de los cargos. El resto sí que hacen un poco de relleno", añaden estas fuentes.

Otros ediles defienden su tarea en el Consejo. Tanto Jordi William Carnes como Jordi Portabella destacan que previamente a las juntas y comisiones se realizan muchas reuniones preparatorias e inciden en que no se puede equiparar el coste con el tiempo. "En una reunión de 10 minutos puedes tomar decisiones muy relevantes", recalca Carnes.

Esta misma argumentación es la que utilizó el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, así como algunos concejales barceloneses para defender por qué cobran dietas del Área Metropolitana de Barcelona (AMB), un ente que gasta 800.779 euros anuales en dietas a sus cargos (tal como ayer avanzó EL PAÍS). Trias y Assumpta Escarp, portavoz del PSC en el grupo municipal, defendieron el trabajo previo a la celebración de las comisiones. "Quien crea que se cobra la dieta por ir a una reunión no es cierto", sentenció, visiblemente molesto Trias, quien recibe 36.800 euros anuales en dietas por su cargo de presidente del AMB, a los que suma 110.000 euros por ser alcalde.

Por su parte, Escarp reivindicó el papel del ente metropolitano: "Ayudamos a ahorrar recursos", se escudó la concejal socialista, que percibe 31.600 en dietas del AMB, además de un salario del Ayuntamiento de 84.500 euros. Escarp se mostró abierta a revisar las dietas de la AMB si "se lo han de plantear todos los partidos", informa Camilo S. Baquero.

A favor de reconsiderar el importe de las dietas se expresó ayer la alcaldesa de L'Hospitalet, Núria Marín, que también posee el cargo de vicepresidenta de la Administración metropolitana. A través de Twitter, Marín aseguró no tener "ningún problema si se revisan" las dietas, cuyo importe, se escudó, fijan los órganos de la AMB, gobernada por un cuatripartito formado por CiU, PSC, ICV y ERC.

La demanda de austeridad en los sueldos públicos está despertando quejas y acciones concretas. Es el caso del colectivo de los indignados de Tortosa (Baix Ebre), que han recogido 1.724 firmas para solicitar que los políticos de la ciudad se bajen el sueldo. Con estas signaturas, los integrantes del movimiento 15-M promoverán una moción popular en el Ayuntamiento de esta ciudad. Los indignados protestan porque el alcalde, Ferran Bel (CiU), tiene un sueldo de casi 60.000 euros anuales con una dedicación del 75%. "Con el 100% el salario asciende a casi 80.000", afirman en una carta de protesta. El edil se defendió ayer, asegurando que se trata de los sueldos más bajos desde hace 12 años y quiso apaciguar las críticas afirmando que pronto renunciará a su sueldo, porque cobrará como senador, informa Mercè Pérez.

En su misiva, los indignados también aluden a los sueldos de dos tenientes de alcalde de la ciudad: Meritxell Roigé (80.000 euros como diputada en el Parlamento) y Pere Panisello (63.000 euros como miembro de la Diputación de Tarragona). La moción popular se debatirá en el próximo pleno, fijado el 5 de diciembre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de noviembre de 2011