Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:cine

Adrenalina sin sustancia

Basada en The feather men, polémica novela del mítico explorador, exsoldado y exespía al servicio de su majestad Ranulph Fiennes, Asesinos de élite, ambientada entre el Reino Unido y Omán en los años ochenta, narra una de esas operaciones secretas de liquidación de personas sobrantes que lo mismo puede dar lugar a un cóctel de espionaje, política y espectáculo cercano a la saga Bourne, que a un relato más trascendente sobre alta traición y geopolítica del tipo Syriana, que a la típica inyección de adrenalina y palomitas al servicio de Statham. Lamentablemente, sus responsables han elegido la tercera y menos interesante opción. Con demasiado metraje para contar tan poco, excesivas secuencias de acción con semejante arquitectura visual y una farragosa descripción de relaciones, la película nunca es capaz de transformar sus fuegos artificiales en visiones emocionales.

ASESINOS DE ÉLITE

Dirección: Gary McKendry. Intérpretes: Jason Statham,

Clive Owen, Robert de Niro.

Género: thriller. EE UU, 2011.

Duración: 116 minutos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de noviembre de 2011