Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puig pone un comisario para las relaciones con los jueces

Puig ultima un cambio profundo de la estructura policial

El consejero de Interior, Felip Puig, pondrá previsiblemente a un comisario al frente de las relaciones con la justicia. El actual jefe de la Comisaría General Territorial, Joan Miquel Capell, se responsabilizaría del trato con los jueces, según fuentes policiales. Interior declinó ayer confirmar o desmentir el nombramiento.

Interior ultima una reforma radical de la Dirección General de la Policía. En esa reestructuración se prevé reforzar la conexión de los Mossos con los jueces, especialmente después de la entrada, el pasado 6 de octubre, de 50 antidisturbios en la Ciudad de la Justicia para detener a seis indignados sin el debido conocimiento de la jueza decana. El episodio causó un profundo malestar.El episodio comportó hace dos semanas la destitución del inspector Joan Mallafré, que desde 2009 ejercía de enlace de los Mossos d'Esquadra en el edificio judicial. Interior aseguró entonces que su cargo quedaba vacante a la espera de la reestructuración en el cuerpo, que tachó de "inminente".

La reforma supone un cambio integral en la forma de administrar las relaciones con la Ciudad de la Justicia. Interior creará un equipo que haga de nexo con todos los actores: desde los jueces a los fiscales, pasando por procuradores y abogados, según fuentes policiales. Eso explicaría que sea un comisario el que se responsabilice de esta tarea en lugar de un inspector. Capell es desde 2008 el jefe de todas las comisarías de Cataluña y antes fue el responsable de Barcelona.

En la oleada de cambios, el actual número uno de los Mossos d'Esquadra, Josep Milan, mantendría su cargo, según fuentes de Interior. El departamento refuerza la figura del subdirector operativo (como se conoce al jefe policial de la policía catalana) con dos comisarios más, según informó El Periódico.

Información es otra de las áreas que previsiblemente variará, según esas mismas fuentes policiales, que indican que el comisario Adolf Broch, hasta ahora responsable de la misma, cambiaría de destino. El trabajo de los Mossos d'Esquadra en este campo ha sido puesto en duda tras los últimos episodios ligados a los indignados. Entre otras cosas, por las previsiones de participación y apoyo a las distintas actividades convocadas por el Movimiento 15-M, y también por la intervención, el pasado 6 de octubre, de los antidisturbios en la Ciudad de la Justicia.

Estos cambios son solo la punta del iceberg de una transformación que previsiblemente dinamitará la estructura actual de la policía. Interior considera que el modelo policial actual se basa en el crecimiento. Una vez completado el despliegue, la intención del titular de Interior es dibujar un patrón que fomente la consolidación de los Mossos d'Esquadra.

El director general de la Policía, Manel Prat, lidera los cambios con absoluto hermetismo. La reforma se plasmará en un decreto que pondrá negro sobre blanco el modelo policial por el que apuesta CiU. Por ahora, guardan silencio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de noviembre de 2011