Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat estudia la ubicación de un 'Las Vegas' en Cataluña

Madrid pugna también por el complejo del magnate Adelson

Comedida se muestra la Generalitat de Cataluña. Derrocha ilusión la Comunidad de Madrid. Ambos territorios pugnan por la ubicación del faraónico proyecto del magnate estadounidense Sheldon Adelson: entre 15.000 y 18.000 millones de inversión hasta 2022 para un complejo de ocio sobre un terreno de 600 hectáreas que generaría 132.000 empleos. Tendría 12 resorts con 36.000 habitaciones, seis casinos, 50.000 plazas de restauración, teatros, campos de golf, un escenario para miles de personas, etcétera.

La Generalitat "estudia si el proyecto es interesante para el crecimiento económico de Cataluña", confirmaron ayer fuentes del Gobierno catalán, tras el silencio del viernes a las preguntas de este diario. En el análisis participan varios departamentos desde hace meses y barajan varias ubicaciones. El magnate, a través de la empresa Las Vegas Sands, ya tiene tres complejos en Las Vegas (Estados Unidos), Macao (China) y Singapur, y busca ubicación para un cuarto en Europa. Los requisitos son un emplazamiento atractivo para el turismo y bien comunicado, con un aeropuerto cerca.

Según un estudio financiero de una firma de Wall Street al que ha tenido acceso este diario, el multimillonario estudia dos ciudades: Barcelona y Madrid, aunque considera que la primera tiene mayor potencial por su tirón turístico. Entre los terrenos que la Generalitat habría ofrecido figura una ubicación en el Prat del Llobregat. Sin embargo, su alcalde, Lluís Tejedor (ICV), aseguró ayer que nadie se ha puesto en contacto con él y afirmó que la idea le parece "ridícula". Una "inocentada", añadió.

Con todo, donde dan por hecho que se llevan el pastel es en Madrid. La Comunidad de Madrid ha mantenido una docena de reuniones con la empresa del multimillonario. A ellas se han sumado el Ayuntamiento de Madrid, gobernado por Alberto Ruiz Gallardón, y el Ministerio de Industria, capitaneado por Miguel Sebastián.

Adelson exige para ubicar el proyecto en Madrid cambios legales casi inasumibles, como desplazar un vertedero para que a los clientes no les llegue el hedor, convenios laborales a medida para contratar a bajo precio, que se pueda fumar en los recintos cerrados y que los menores puedan entrar en el casino.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de noviembre de 2011