Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL MUNDO ES UN LIBRO

'Cinco viajes al infierno', de Martha Gellhorn

"Yo tenía la teoría de que una puede ser en la vida lo que quiera, siempre que esté dispuesta a pagar un precio por ello".Martha Gellhorn (1908-1998), la autora de Cinco viajes al infierno. Aventuras conmigo y ese otro (Altaïr), hizo lo que quiso durante 90 años y seguramente pagó más facturas de las que se atrevió a confesar en público. Libre, rebelde, apasionada, vital y... mordaz. Hincaba su aguijón sarcástico allí donde presentía estupidez, temor y miseria moral. "Se alimentaba de furia", recuerda su biógrafa Caroline Moorehead, una furia que aplicaba a un periodismo radical, exigente, y en el que desplegaba una empatía sin fisuras cuando se trataba de señalar la injusticia, la pobreza, la desigualdad o el sufrimiento.

Como reportera se estrenó en el frente de Madrid durante la Guerra Civil. A una amiga le dijo: '¡Me marcho a España con los chicos.

No sé quiénes son los chicos, pero me voy con ellos'. Los chicos eran Hemingway, con quien se casó y a quien abandonó a los cinco años harta de su prepotencia; Robert Capa, amigo fiel hasta la muerte de este, John Dos Passos y tantos de los huéspedes que albergaba el hotel Florida en la plaza de Callao.

Aquí nació como periodista y adquirió el rodaje para narrar después una larga serie de conflictos y guerras, tantas y con tanta intensidad que siempre en medio de ellas se preguntaba: '¿Cómo y dónde podré vivir con normalidad?'.

Sobre cómo hacerlo, nunca encontró la fórmula de la serenidad.

Gellhorn vivió desencajada tratando de adaptarse como mujer a un modelo masculino, el del periodismo de la época, para el que debía ser uno más al precio que fuese, y el precio era la inestabilidad emocional.

Y sobre el dónde, vivió su vida como una nómada, una fugitiva de sí misma, levantando casas aquí y allá: África, Londres, México, hasta llegó a tener una casita en la costa de Alicante. Emprendió por curiosidad largos y duros viajes en solitario como una zahorí en busca del flujo vital: "Lo único que tengo que hacer para sentir que vale la pena vivir es ir a otro país, otro cielo, otro idioma, otro escenario".

A veces se llevaba a las Pamps, Rosario y Lola, las hermanas de Pamplona que la cuidaron y acompañaron durante años y a quienes ella cuidó en su vejez. ¡Veneno de movimiento! El estado de gracia solo era posible vivirlo en la combustión de la pasión".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de noviembre de 2011