Entrevista:ALBERTO FERNÁNDEZ DÍAZ | Presidente del Partido Popular en Barcelona

"A partir del 1 de enero hablaré con CiU de entrar en el gobierno de Barcelona"

Nunca el mango de la sartén ha estado tan cerca de Alberto Fernández Díaz, presidente del grupo municipal del Partido Popular de Barcelona. Con sus nueve concejales, su apoyo está resultando indispensable para que el alcalde nacionalista, Xavier Trias, pueda gobernar. De momento, el PP ha impuesto sus condiciones para el inicial de las ordenanzas y está preparando una batería de propuestas para hacer lo mismo con los presupuestos. La sonrisa se le escapa cuando recuerda que en 1987 CiU tenía 17 ediles y 3 el PP. Su móvil ha echado humo este largo puente con informes del estado de las negociaciones de los presupuestos.

Pregunta. ¿El PP dirá a CiU con los presupuestos?

Respuesta. Estamos en proceso. Hoy por hoy, el gobierno municipal de CiU iniciaría el trámite sin el apoyo del PP. Confío en que en los próximos días se incorporen las primeras modificaciones del PP para que podamos dar el visto bueno. Actuaremos con responsabilidad y sentido de gobierno porque Barcelona necesita presupuesto. No hacerlo en los tiempos que corren sería una frivolidad. Ahora bien, tampoco precipitaremos un acuerdo.

La ciudad debe tener una 'hoja de ruta' nítida, diáfana, con un norte claro
Hoy por hoy, no podemos dar el 'sí' a los presupuestos de CiU

P. Los presupuestos definen la política municipal. ¿Cuáles son las aspiraciones del PP?

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

R. Nosotros tenemos 9 concejales frente a 14 del CiU y los 11 del PSC. El PP tiene más libertad para poner sobre la mesa sus posicionamientos. De momento, hemos impuesto bonificaciones en el IBI y rebajas en otros impuestos. Son mejoras que beneficiarán a todos porque se activará el consumo y se recaudará más IVA.

P. ¿Por dónde quieren aumentar los ingresos? ¿Privatizaciones? ¿Vender patrimonio municipal?

R. Que los servicios los preste el sector privado no es privatizar si la titularidad de los mismos y el control de la prestación son públicos. Ya empezó el bipartito con los servicios funerarios. Ahora hay que continuar con el tercer sector y las guarderías. Se debe garantizar que con los mismos recursos públicos se puedan dar más plazas. Y lo mismo con la atención a la tercera edad, con las residencias.

P. ¿Qué empresas municipales privatizaría?

R. No tiene ningún sentido tener ocho empresas públicas en el ámbito del urbanismo municipal. Hay que simplificar al máximo la estructura de empresas, institutos y patronatos para agilizar y ahorrar.

P. ¿Por dónde recortaría gastos?

R. Tampoco tiene sentido una partida de 1,2 millones de euros en el Consell de Cent del Planeta [propuesta de reunir las 100 primeras ciudades del mundo para abordar cuestiones como la sostenibilidad] o gastar 600.000 euros en el monumento a los castellers. Nos hemos gastado 134 millones en el edificio del Fórum que alberga el museo de Ciencias Naturales. Hay que concentrar el gasto en políticas sociales y seguridad. Sin ello no podemos plantear dar el inicial a los presupuestos.

P. El PP siempre ha pedido más Guardia Urbana.

R. Y lo seguimos haciendo. Debe haber una convocatoria real de 150 agentes por año.

P. ¿Por qué la negociación es solo entre CiU y PP?

R. Si marcas una hoja de ruta, la marcas. No vale marear la perdiz. Cuando reclamábamos exclusividad en la negociación lo hacíamos para que se sepa hacia dónde debe ir Barcelona. La ciudad debe tener una hoja de ruta nítida, diáfana y con un norte determinado. No puedes acordar el futuro hacia el norte y mañana hacia el sur.

P. ¿En esa negociación de la hoja de ruta, el PP quiere entrar en el gobierno?

R. Todo está abierto. Si CiU y PP se ponen de acuerdo en los pactos más importantes, como las ordenanzas y los presupuestos y se encara la definición del programa de los cuatro años del mandato, no tendría sentido que no fueran capaces de gobernar juntos. Cada cosa a su tiempo.

P. ¿Y cuál es el tiempo?

R. La relación actual entre CiU y PP tiene una fecha de caducidad que es el 31 de diciembre, cuando se aprueben -o no- los presupuestos. A partir del 1 de enero hablaremos del gobierno de la ciudad con CiU.

P. ¿Ha aparcado las diferencias con CiU en el terreno lingüístico?

R. De momento, las ordenanzas fiscales no tienen idioma, ni castellano ni catalán, solo entienden de números.

P. El resultado del 20-N puede dar más fuerza al PP para entrar en el gobierno de la ciudad.

R. No hay clave barcelonesa en las elecciones generales.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Blanca Cia

Redactora de la edición de EL PAÍS de Cataluña, en la que ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional en diferentes secciones, entre ellas información judicial, local, cultural y política. Licenciada en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS