Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Editorial:

Un éxito simbólico

Palestina ingresa en la Unesco con el voto de potencias emergentes y la oposición de EE UU

La Autoridad Palestina obtuvo ayer un gran éxito político, pero básicamente simbólico, con su ingreso en la Unesco, organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura. De los 173 Estados presentes, 107, entre ellos Francia, España, China, Rusia e India, votaron a favor; 14 en contra (Estados Unidos, Israel, Alemania, Canadá y Holanda, entre otros) y 52 se abstuvieron (entre ellas, Reino Unido, México e Italia). Pero los problemas para la agencia no hacen con ello sino comenzar.

Washington se apresuró a anunciar que suspendía la remisión de fondos a la organización -el 22% de su presupuesto-, en cumplimiento de una ley que bloquea la financiación de cualquier agencia de la ONU que admita al movimiento palestino. E Israel afirmaba que iba a replantearse su cooperación con la institución. La congelación del pago de 60 millones de dólares (43 millones de euros) que Washington debía abonar este mes le crean un grave problema al presidente Obama en su política general hacia Oriente Próximo, donde no habrá Estado que no clame contra el doble rasero norteamericano, siempre favorable a Israel. Tanto Washington como Jerusalén argumentan que el ingreso palestino en organismos internacionales contraviene los mandatos de la ONU, que pide que las partes negocien directamente la paz. La Autoridad Palestina sostiene, contrariamente, que la continuación de la colonización israelí de los territorios ocupados hace imposible la negociación, puesto que prejuzga el destino de esas tierras. No hay negociaciones desde hace 13 meses.

Estados Unidos ya había abandonado la organización en 1984, a la que acusaba de instrumento del comunismo, para reintegrarse solo en 2003. La Autoridad Palestina presentó el pasado 23 de septiembre una petición de ingreso como Estado en la ONU, que llegará ante el Consejo de Seguridad el 11 de noviembre, aunque Washington ha repetido que vetará semejante pretensión. La ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, afirmó que España "se había situado en el lado correcto de la historia". Negar al pueblo palestino el beneficio de su integración en los organismos internacionales resulta difícilmente sostenible por cualquier parte no directamente implicada. Por ello, si en la ONU está bloqueado el de ingreso, la integración en la Unesco, aun como entidad no estatal, debería ser un apreciable premio de consolación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de noviembre de 2011