Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sintonía de Mas y Bauzá en la nueva etapa del Llull

Trabajar conjuntamente por tener una cultura y una lengua compartidas y para situarse en el mundo y promocionarse, por interés cultural y económico. Siguiendo estos criterios, el presidente catalán, Artur Mas, y el balear, José Ramón Bauzá, mostraron ayer en Palma una sintonía que no rompieron en las reuniones de contenido cultural y político.

En los encuentros celebrados ayer en Palma, con motivo de la presentación de la nueva etapa de Institut Ramon Llull, se refrendó el primer plan estratégico de promoción exterior, tras los cambios de sus órganos políticos y ejecutivos por parte de la Generalitat de Cataluña y del Gobierno de Baleares. Artur Mas destacó el ámbito de coincidencia catalano-balear -tras la alianza por el eje mediterráneo-, que radica "en la lengua y la cultura común y compartida, cada uno con su personalidad e identidad". En las reuniones internas, Bauzá -que ha sido castellanohablante y evita llamar catalán a la lengua propia de Baleares- mantuvo un tono de colaboración cultural sin disonancias.

Ante la prensa fue el consejero balear de Cultura, Rafael Bosch, quien reiteró la apuesta del Gobierno del PP por la unidad de la "lengua catalana común en un territorio compartido". "Que quede claro", dijo Bosch, "que nos respetamos al máximo y solo mantenemos diferencias de criterio en normalización en la escuela". El consejero catalán Ferran Mascarell no halló objeciones en los debates de trabajo ni en las palabras públicas. "Hemos ratificado la voluntad de trabajar juntos a nivel internacional", dijo. Mas y Bauzá se sintieron también identificados en las dificultades financieras y destacaron la similar herencia de deuda recibida de los respectivos Gobiernos multipartitos de izquierdas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de octubre de 2011