Imputado un dueño del solar en el que murió electrocutado un bombero

La investigación sobre el accidente de la Verneda, donde el año pasado un bombero murió electrocutado al rescatar a un niño atrapado, tiene otro imputado: el administrador de la empresa.

El juzgado que investiga el caso considera que Solinbar -empresa patrimonial del Grupo Cobega, distribuidora de Coca-Cola en España y dueña del solar donde ocurrió el suceso- incumplió su obligación de "mantener en debido estado la propiedad a fin de evitar accesos inconsentidos de terceros". El juez ha citado a declarar al administrador de la mercantil por un posible delito de imprudencia con resultado de muerte y lesiones, según el auto, al que ha tenido acceso este diario.

El accidente ocurrió el 26 de febrero de 2010, cuando un menor de edad se coló en el recinto, en la calle de Guipúscoa de Barcelona. Desde allí, se ignora por qué motivo, accedió al interior de un transformador eléctrico de media tensión. Lo hizo ayudado por una escalera metálica que, al contactar con una parte de la instalación, soltó una descarga. El menor cayó y quedó atrapado. Minutos más tarde, un bombero accedió al habitáculo para tratar de rescatarle. Ignoraba que allí había un transformador y, por tanto, corriente eléctrica. Murió electrocutado y el niño sufrió heridas graves.

El acceso "incontrolado" al solar "propició" o, al menos, "posibilitó", señala el auto, que el menor llegase al centro transformador. Ello puede suponer, precisa el juez, una "infracción del deber de cuidado". Además del administrador de Solinbar, permanecen imputadas en la causa judicial otras cuatro personas: tres responsables de Endesa y un trabajador externo de una firma ligada a la compañía eléctrica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0027, 27 de octubre de 2011.

Lo más visto en...

Top 50