Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chile recuerda el salvamento de los 33 mineros sin contar con Piñera

El aniversario del rescate se conmemora en un clima de rechazo al presidente

El Gobierno chileno celebró ayer con una misa ecuménica en los accesos a la mina San José el primer aniversario del rescate de los 33 mineros que estuvieron 70 días atrapados a más de 600 metros bajo tierra, después de que un derrumbe sellara el único acceso por el que podían salir a la superficie desde las galerías subterráneas donde trabajaban. La celebración careció de la espectacularidad que tuvo hace un año el rescate, no asistió el presidente Sebastián Piñera y un grupo de estudiantes protestó en el centro de la ciudad de Copiapó durante la inauguración de un monumento.

El ministro de Obras Públicas, Laurence Golborne, que hace un año estaba en la cartera de Minería y dirigió la operación de rescate, participó en una ceremonia en representación de La Moneda junto a 19 de los 33 mineros para recordar el aniversario de una hazaña que conmovió al mundo y fue seguida por más de 1.000 millones de personas en televisión.

Solo dos de ellos siguen en la minería y varios se dedican a dar charlas

Tras el accidente, Piñera escaló en los sondeos al 63% de aprobación

La celebración consistió en una misa y en la colocación de la primera piedra de un monumento a la esperanza que se erigirá en el lugar. "Para que nunca nos olvidemos de lo que puede suceder en una mina", afirmó la esposa del presidente, Cecilia Morel.

En la ciudad de Copiapó, la más cercana a la mina, situada a más de 800 kilómetros al norte de Santiago, se inauguró un monumento de 12 metros de altura del escultor Yao Yuan, donado por el Gobierno de China y los asistentes a la celebración participaron en un almuerzo y en el posterior estreno del documental Los 33, financiado por la minera estatal Codelco y realizado por el equipo audiovisual de La Moneda.

"El rescate no fue el triunfo de un presidente, de un Gobierno. Fue el triunfo de un país, de todos los chilenos y de la solidaridad (...), que nos permitió realizar uno de los milagros más grandes que conozca la historia", sostuvo Morel.

El presidente Sebastián Piñera, que en 2010 tomó la decisión de intentar el rescate e involucrarse personalmente, a pesar que sus asesores no estaban convencidos, usando todos los recursos del Estado e incluso pidiendo apoyo a otros países, para sacar a los 33 mineros, no asistió a la celebración.

Su audacia y el éxito del rescate le permitieron ascender en los sondeos hasta un 63% de aprobación y catapultaron al ministro Golborne como un posible candidato de la derecha a las elecciones presidenciales de 2013. Hoy, el presidente llega a menos de la mitad de aprobación (30%, según las encuestas), y enfrenta la mayor protesta social de las últimas décadas, con los estudiantes pidiendo cambios de fondo en el sistema educativo. Unos 300 estudiantes secundarios intentaron perturbar la inauguración del monumento en Copiapó. "Mineros, ayer por ti, hoy por nosotros", decía una pancarta.

Las vidas de los 33 han cambiado drásticamente. Solo dos de ellos siguen en la minería. De los 31 que cambiaron de trabajo, varios se dedican a dar charlas. Todos han sido invitados y han podido conocer otros países, pero eso no se ha traducido en trabajo en Chile. Varios están en paro y uno de ellos, el boliviano Carlos Mamani, fue detenido la víspera por carabineros, acusado de violencia familiar.

"La gente dice que ya los tenemos aburridos con el tema de los mineros, que ya no queremos más con los mineros, que están hinchados en plata, que siguen ganando plata, y eso no es así", afirmó Omar Reygadas, uno de los 33, en una entrevista a la televisión estatal.

Un grupo se ha querellado contra el Estado. Con la iniciativa buscan sentar un precedente para mejorar el control sobre las compañías mineras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de octubre de 2011