Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona abre un expediente al bar donde se celebró una fiesta neonazi

Los Mossos no entraron en el local porque no tenían autorización para ello

The Other Place, el local-bar del barrio del Poblenou donde el miércoles se enfrentaron antifascistas y neonazis, fue expedientado ayer por la Guardia Urbana de Barcelona. La decisión no tiene relación con la celebración de la fiesta de las juventudes del partido de extrema derecha Democracia Nacional, aseguraron las autoridades. El consejero de Interior, Felip Puig, esgrimió ayer que los Mossos d'Esquadra no irrumpieron en él el miércoles por la tarde porque es un local privado y ni el juez ni la fiscalía les autorizó a hacerlo.

El expediente, según explicó una portavoz del Ayuntamiento, fue abierto por dos infracciones de tipo administrativo. En primer lugar, tiene licencia de club social, por lo cual no puede celebrar conciertos. El miércoles, la Guardia Urbana entró en el local, pero los dueños trataron de impedir la inspección.

El primer teniente de alcalde, Joaquim Forn, explicó ayer, en una entrevista en Catalunya Informació, que Democracia Nacional es un partido legal y el espectáculo se realizó en un local privado, por lo que la Guardia Urbana se limitó a hacer una inspección. Forn también dijo que el cambio de ubicación -de Sabadell a Barcelona- del concierto (que finalmente no se celebró y se quedó en una fiesta) se comunicó el mismo día y eso redujo "el margen de maniobra".

La Asociación de Vecinos del Poblenou criticó la acción del gobierno municipal. En un comunicado, los vecinos denunciaron que los hechos "se habrían podido evitar si el Ayuntamiento hubiera impedido el concierto de facto". "La violencia es inaceptable venga de donde venga y la policía no puede caer en la trampa de dar la imagen de defender la celebración de este concierto atacando a quienes querían impedirlo", recoge el comunicado.

Asimismo, los vecinos expresaron su " gran preocupación ante el hecho de que el Ayuntamiento crea que la tranquilidad en nuestras calles se paga con la tolerancia respecto a los que predican el racismo y la xenofobia".

Los antifascistas lograron el miércoles llegar hasta la puerta del local, donde unas 80 personas celebraban la fiesta neonazi. La pandilla, formada por un centenar de personas armadas con piedras y botellas, caminó durante varios metros, coreando lemas en contra de los que asistían al concierto en The Other Place. Aun así, los Mossos d'Esquadra uniformados no se dejaron ver hasta que el grupo de jóvenes echó la puerta abajo a patadas y golpes. Hasta ese momento, patrullaban la zona agentes de paisano y Guardia Urbana.

"Actuamos siguiendo los principios de proporcionalidad, congruencia, oportunidad y prudencia", defendió el consejero de Interior, en declaraciones a los periodistas en los pasillos del Parlament. Los Mossos llegaron a tiempo para impedir el cuerpo a cuerpo entre los dos grupos y detuvieron a dos personas.

Por otra parte, el alcalde de Sabadell, Manuel Bustos, recordó que la fiscalía puede actuar contra Democracia Nacional, después de que su líder le llamase "demente mental" por ordenar la suspensión del concierto, que estaba inicialmente previsto en la ciudad que gobierna. El ministerio público grabó la manifestación de Montjuïc en la que el líder del partido de extrema derecha insultó al responsable político.

Policías mediadores

El consejero de Interior, Felip Puig, anunció ayer una nueva unidad de mediación de los Mossos d'Esquadra para responder a los problemas derivados de la conflictividad social, como los desahucios o las protestas. El Departamento de Interior declinó ofrecer más detalles de la unidad, que se anunciará cuando se lleve a cabo la reestructuración del cuerpo, que Puig ultima. El titular de Interior anunció la medida en la comisión de su área, en una respuesta al diputado de ICV Jaume Bosch.

Puig compareció ayer para presentar el plan de seguridad y atención a las víctimas de violencia machista y doméstica, y explicó que siete personas se dedicarán en exclusiva a luchar contra esta lacra. El plan, que intensifica la prevención, no estará plenamente operativo hasta 2013. En lo que va de año, la policía ha recibido 16.300 denuncias por violencia machista y doméstica, y tiene 24.900 expedientes de seguimiento abiertos y 16.600 órdenes de protección policial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de octubre de 2011

Más información