Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

Un cuento moral

Glenn Ficarra y John Requa, los artífices de la reciente Philip Morris, te quiero, reinciden en las angustias provocadas por el amor a través de un cuento moral de humor, con hado padrino estético incluido, de atrevida apariencia, notable comicidad y fondo más bien conservador. Como unos sucedáneos de un Todd Solondz al que hubieran domesticado su desolador mensaje sobre la familia, la pareja de directores tiran del hilo cómico hasta resultar trágicos, y del hilo trágico hasta llegar a lo cómico.

Lo consiguen por medio de un puñado de excelentes intérpretes y una historia coral en la que, como en Los hermanos Karamazov, todo el mundo quiere a la persona equivocada, lo que lleva a los adultos a comportarse como adolescentes y, paradójicamente, a los adolescentes, como adultos.

CRAZY, STUPID, LOVE

Dirección: G. Ficarra, J. Requa.

Intérpretes: Steve Carell, Ryan Gosling, Julianne Moore, Emma Stone, Marisa Tomei.

Género: comedia. EE UU, 2011.

Duración: 118 minutos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de octubre de 2011