Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

#MadridEstaAsqueroso

Cientos de ciudadanos se movilizan en la Red contra la suciedad en el centro - La plantilla de barrenderos ha estado al 66% durante el verano por los recortes

Ocho de la tarde de ayer. Un usuario de Twitter, LoloViejo, cuelga en la red social una foto hecha con su teléfono móvil y este texto: "C/Conde Duque en Madrid, sí en el centro. Sí, en la capital. La gente tiene que rodear la acera". Efectivamente, en la imagen las bolsas de basura en el suelo cierran completamente el paso. El comentario acaba con este hashtag (etiqueta que agrupa los mensajes temáticos en la red social): #madridestaasqueroso. En apenas dos días, los usuarios han tuiteado centenares de veces bajo este epígrafe -800 veces según el metabuscador Topsy-, unas veces simplemente opinando, y otras, ofreciendo direcciones concretas e incluso fotografías que muestran cómo la suciedad parece haber tomado las calles de la capital.

Este otoño tampoco se recogerán las hojas caídas de los árboles

El Ayuntamiento redujo todas las contratas de servicios un 15%

"Llevo más de un año viviendo cerca de Atocha y solo han pasado la manguera una vez... y mal...", cuenta un usuario. "Vivo en la glorieta de Bilbao, y por mi calle no pasan la manguera ni avisando a los bomberos", asegura otro. Muchos incluyen fotos tomadas al momento en diversos puntos de la capital: Malasaña, Conde Duque, Carabanchel, Vallecas... ¿Está Madrid asqueroso? Las imágenes de Twitter y Facebook y los vídeos colgados en Youtube parecen confirmarlo. Y las cifras de los trabajadores encargados de combatir la suciedad callejera, también. La plantilla de barrenderos de la capital lleva todo el verano funcionando al 66%, es decir, que en julio, agosto y septiembre solo han trabajado dos de cada tres empleados de la limpieza viaria. El motivo: el Ayuntamiento -o, más bien, las empresas a las que encomienda la limpieza- no sustituyen a los trabajadores de vacaciones.

El hashtag #madridestaas-queroso parece haber animado a los usuarios de redes sociales a denunciar este fin de semana la falta de limpieza en la capital, pero lo cierto es que la suciedad lleva de actualidad bastante más tiempo. A mediados de septiembre, el portavoz socialista, Jaime Lissavetzky, organizó una visita a Lavapiés para denunciar la mugre que se acumula en el barrio. Su equipo la había fotografiado la tarde anterior, pero el día de la visita encontró la zona limpia. "A partir de ahora avisaremos antes de visitar algún barrio para que se vuelva a obrar esta clase de milagro", ironizó el concejal. Pero lo que hizo fue pedir a los internautas que señalaran las zonas sucias. Entre otras, llegaron quejas sobre Aluche, Delicias, Puente de Vallecas, Carabanchel, Opañel, Ciudad Lineal, Embajadores, Chueca, Arturo Soria...

El Ayuntamiento de Madrid no cree que la ciudad esté sucia. "Los medios que tenemos son más que suficientes para atender la limpieza en verano", asegura la directora general de Gestión Ambiental Urbana, Fátima Núñez. Eso sí, admite los recortes y la reducción de los servicios. Los trabajadores de limpieza urbana han pasado de 8.279 a 6.726 en un año, según las memorias municipales de los servicios de limpieza y recogida de residuos de 2009 y 2010. Entre una y otra cifra, el último debate sobre el estado de la ciudad de la pasada legislatura, en mayo del año pasado, en el que el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, anunció que pensaba gastar 1.000 millones menos de lo presupuestado. ¿Cómo? Aplazando obras, amortizando personal propio y, también, recortando en servicios públicos. Todas las contratas excepto las de prestaciones sociales (teleasistencia, ayuda a domicilio, centros de día...) se rebajaron de repente un 15%.

En el caso de la limpieza, de la que se encargan cinco empresas, el recorte se tradujo en 242 operarios, capataces o conductores menos en los turnos de lunes a viernes y de fin de semana. Pero también se suprimieron servicios enteros, como el de la limpieza y recogida de la hoja. Este otoño que acaba de empezar, los casi 1.400 operarios que se encargaban de despejar las aceras no estarán en las calles. "Ahora es cuando se va a empezar a notar de verdad, cuando el manto de hojas cubra las aceras", pronostica el responsable de saneamiento urbano de CCOO-Madrid, Félix Carrión. Tiene claro a qué se debe el aspecto que presentan las calles de la capital: "Hay 1.000 puestos de trabajo menos porque se ha suprimido toda la contratación y las sustituciones, no solo para la campaña de la hoja, sino para todas, como la de Navidad", añade.

La suciedad va por barrios, afirman en el grupo municipal de Izquierda Unida. La concejal de Medio Ambiente, Raquel López, llevó a la última comisión del ramo una serie de fotografías tomadas en San Blas. "Esto está hecho una guarrería", le decía a la responsable municipal mientras las mostraba. "Los barrios periféricos, los de más allá de la M-30, han sufrido un abandono espectacular. Este año está siendo mucho peor que el pasado", señala el responsable de Medio Ambiente de la Federación de Asociaciones de Vecinos (FRAVM), Paco Caño. En una reunión celebrada ayer mismo las asociaciones han decidido recopilar los puntos negros de la suciedad y elaborar un mapa con el que esperan llamar la atención al Consistorio. De momento, han recibido quejas de zonas de Villaverde, Carabanchel, Vallecas...

En la Concejalía de Medio Ambiente, que dirige Ana Botella, defienden que su servicio de limpieza es "muy profesional" -destacan que los ayuntamientos de Houston, París y Milán han visitado la ciudad para conocer sus procedimientos- y restan importancia a la movilización ciudadana en las redes sociales. "Es una tendencia contrastada. En los meses de verano se incrementan las quejas", asegura Núñez. Lo cierto es que las reclamaciones han aumentado. Según datos de Medio Ambiente, y comparando el periodo enero-agosto de 2009 -último año sin recortes- y de 2011, las quejas ciudadanas han crecido un 11%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de octubre de 2011