La Generalitat despide cada día a cinco trabajadores

La mayoría de los 1.332 empleos perdidos desde enero son interinos

La Administración catalana también adelgaza. La Generalitat ha prescindido de una media de 5,5 trabajadores al día desde el pasado mes de enero, o 166 al mes, o un total de 1.332 personas entre enero y agosto, cuando la nómina pública pasó de 166.639 a 165.307 empleados. Estas cifras se refieren solamente a los trabajadores de los departamentos, no al llamado sector público, que engloba las empresas y consorcios públicos. Sobre este capítulo no se han publicado datos oficiales más allá del año 2009.

En su mayoría, la pérdida de puestos de trabajo corresponde a personal interino, empleados que ocupaban plazas que han desaparecido por la reestructuración de la Administración -por la reducción de tres departamentos- o que ocupaban el lugar de un funcionario de carrera que ha regresado a su puesto, explican fuentes del Departamento de Gobernación. También hay casos de plazas de personal que se ha jubilado y no se han reemplazado o de cargos de confianza o asesores que han regresado a ocupar su plaza. No son, formalmente, despidos con indemnización, sino rescisiones de contrato.

La pérdida de empleo públicos registrada este año rompe la tendencia de los últimos tres (2008, 2009 y 2010). Coincidiendo con la segunda legislatura del Gobierno tripartito, los trabajadores de la Generalitat aumentaron en 3.809 personas. El Gobierno de CiU ya advirtió desde su entrada en el Ejecutivo de su voluntad de adelgazar la Administración. En marzo, la secretaria de Administración y Función Pública, Pilar Pifarré, habló de un exceso (greix, dijo, en catalán) de empleados dedicados a tareas burocráticas. Lo cuantificó entre 15.000 y 20.000 personas dedicadas a tareas de gestión y realización de trámites cuya función habría que "replantear". "Es absolutamente prescindible", subrayó Pifarré. En el caso de las empresas públicas, el propio Departamento de Gobernación ha reconocido que habrá expedientes de regulación de empleo que afectarán a 1.450 personas.

Los sindicatos llevan tiempo clamando contra la reducción de puestos de trabajo en el seno de la Administración. El responsable del sindicato UGT en la Administración catalana, Xavier Casas, habla del "desmantelamiento de la Generalitat". "La Generalitat se ha construido picando piedra para lograr competencias y autogobierno, y lo hemos hecho con una ratio de empleados muy inferior a la de otras comunidades o países del entorno. Con estos recortes, no se podrán sostener los servicios públicos".

La situación, explica Xavier Casas, es de "prepánico" en las empresas públicas, donde los expedientes de regulación de empleo ya están anunciados. De momento, solo se ha presentado y firmado el de GISA, que afecta a 70 personas. Pero se esperan en otras empresas como el Incasòl, la Agencia Catalana del Agua y el Instituto Cartográfico.

La cuestión está tan presente entre los delegados sindicales del sector que ayer unos 70 representantes de UGT en empresas dependientes de la Administración se reunieron en Barcelona para compartir impresiones y analizar estrategias que seguir ante los despidos que se avecinan.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La responsable de la Función Pública de CC OO, Josefina Pujol, augura que la pérdida de empleo entre los interinos aumentará mucho cuando se publiquen las cifras del mes de septiembre, "por la cantidad de maestros interinos que este año no se han contratado". Pujol subraya, además, la "gravedad de no disponer de cifras en el sector público". "La Generalitat ha creado tantas empresas que ha acabado perdiendo su control, tanto político como de gestión", dice, y asegura que el número de bajas en las empresas públicas va al mismo ritmo que en los departamentos de la Administración.

Además de las advertencias sobre la reducción de plazas, antes del verano el consejero de Economía, Andreu Mas-Colell, enervó a los funcionarios cuando les advirtió: "Es posible que se les pida que trabajen lo mismo por un poco menos". Mas-Colell habló de "modificar jornadas", de "trabajar algo más cada día o tener menos vacaciones". "De distribuir el dolor entre todos", concluyó el consejero.

Sobre la firma

Clara Blanchar

Centrada en la información sobre Barcelona, la política municipal, la ciudad y sus conflictos son su materia prima. Especializada en temas de urbanismo, movilidad, movimientos sociales y vivienda, ha trabajado en las secciones de economía, política y deportes. Es licenciada por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS