Las protestas frenan un desalojo en el Raval

Un centenar de personas, entre vecinos y activistas del movimiento de los indignados, pararon ayer el desahucio de nueve viviendas okupadas de una finca en el barrio barcelonés del Raval. Entre los afectados hay cinco familias que viven allí por su precaria condición económica. Mediante una convocatoria en las redes sociales, los afectados lograron que de las seis de la mañana a las tres de la tarde el grupo bloqueara el acceso a los secretarios judiciales. Al final, la diligencia se canceló. El edificio, el número 109 de la calle de Sant Pau, tiene problemas estructurales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 30 de septiembre de 2011.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50