Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los obispos dejan a Estepona sin herencia

Varios colectivos reclaman al Obispado que devuelva 16,8 millones de un legado destinado a una parroquia - El alcalde pide que se agote la vía de la negociación

El dinero de la herencia de María Catalina Nadal debe quedarse en Estepona (Málaga). Varios colectivos de este municipio de la Costa del Sol, entre ellos una plataforma de vecinos, empresarios y partidos políticos, están dispuestos a plantar cara al Obispado de Málaga para asegurarse de que la millonaria herencia de María Catalina Nadal Guerrero se quede en el municipio, tal y como estableció esta en su testamento en 1973. Están preocupados porque el obispo Jesús Catalá, albacea del legado, transfirió 16,8 millones de la cuenta bancaria de la parroquia de Los Remedios -beneficiaria del testamento- a un Fondo Común Diocesano, cuyos movimientos no pueden controlar.

María Catalina Nadal, fallecida en 1978, dispuso en su testamento que un tercio aproximado de sus terrenos en Estepona -en torno a 780.000 metros cuadrados- se destinaran preferentemente para "obras de tipo cultural, social y religioso de la parroquia de Los Remedios de Estepona". Esos bienes, que fueron vendidos en 2005, debían ser gestionados por una fundación, que gestiona el Obispado de Málaga.

El exalcalde Valadez asegura que se pueden emprender acciones judiciales

Todos los colectivos consultados inciden en que el testamento es muy claro en cuanto al uso que se debía dar al dinero y que el Obispado, designado albacea y no beneficiario, lo está ignorando deliberadamente. El alcalde de Estepona, José María García Urbano (PP), les ha pedido tiempo para abordar el asunto en frío. El viernes pasado mantuvo un primer encuentro con el obispo. Según fuentes municipales, percibieron una "disposición absoluta" para aclarar el asunto. El regidor ha pedido que le dejen agotar las vías de la negociación, antes de ir a los juzgados.

La alarma saltó el pasado agosto, cuando el consejo pastoral de la parroquia de Los Remedios, hizo públicos sus temores. "Llevábamos un año notando las transmisiones de dinero de una cuenta a otra", relata un miembro de este organismo. El consejo está formado por 14 seglares vinculados a la parroquia y presidido por el párroco. Primero convocaron una reunión abierta, a la que acudió el ecónomo del Obispado. "Solo sacamos en claro que ese dinero lo iba a manejar el Obispado y que se iba a invertir en la Diócesis", añade.

Como la salida de fondos continuaba, "de forma unilateral y sin aviso a la parroquia", pidieron al cura de entonces, Francisco Baquero, que les gestionara una cita con el obispo, Jesús Catalá. Querían hacerle llegar su malestar por la salida del dinero y pedirle que, como consejo pastoral o bien creando una fundación, les dejara conocer y participar en la toma de decisiones con respecto a la gestión de la herencia.

No hubo forma de ver al obispo, pero en agosto consiguieron reunirse dos horas con un abogado y un gestor del Obispado en una asesoría de Málaga. La postura continuaba siendo la misma: que el obispo puede disponer libremente del dinero del legado para otras necesidades de la Diócesis o de otras iglesias de la provincia.

A la semana de la reunión, supieron que el cura de los Remedios había sido trasladado a la parroquia de Arriate. Los feligreses hablan de su papel en el conflicto en una cariñosa carta de despedida. "Apostó porque esa herencia no solo era de Estepona, sino que debía administrarse e invertirse en el pueblo", inciden. Según el escrito, se mantuvo "firme" en el apoyo a las ideas del consejo de su parroquia, "frente a las del Obispado", algo que, "ha desembocado en un traslado forzoso".

En el Obispado de Málaga defienden que la parroquia "no ha perdido la propiedad de los 16,8 millones". El ecónomo, Luis López de Sebastián, certifica que ese dinero continúa en el Fondo Común Diocesano, señalan. La solución al problema debe encontrarse, según estas mismas fuentes, en la propia parroquia, cuyo nuevo titular y representante del obispo, dio su primera misa el domingo pasado.

La plataforma vecinal de Estepona y la asociación de empresarios están dispuestas a reclamar este dinero ante cualquier instancia. "Queremos reunir firmas para que nos reciba el obispo, si no lo conseguimos, nos plantearemos manifestarnos frente a la Catedral, avanza el representante del colectivo, Miguel Quirós.

David Valadez, exalcalde de Estepona y portavoz de la oposición socialista, cree que las vías de negociación están agotadas y que el Obispado únicamente prevé acciones puntuales en el municipio, como la compra de unas casas para construir salones parroquiales o la gestión del colegio privado Juan XXIII, algo que solo supondría inversiones por cuatro millones.

Valadez asegura que existe un informe jurídico que considera legitimado al pueblo de Estepona para recurrir a la vía judicial y exigir el cumplimiento íntegro del testamento. "El PSOE está dispuesto a llegar a este extremo", asegura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de septiembre de 2011