Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno apoya a las radios frente a la Liga de fútbol

Blanco propone cambiar la ley para clarificar el derecho a la información

El Gobierno se ha alineado con las radios en el conflicto que estos operadores mantienen con la Liga de Fútbol Profesional (LFP), que exige a las emisoras el pago de un canon para poder retransmitir partidos desde el interior de los estadios. El ministro de Fomento y portavoz del Ejecutivo, José Blanco, dijo ayer que es partidario de modificar la ley para que quede "clarificado" el derecho a la información.

Las cadenas de radio, que tienen vetado el acceso a los campos de fútbol desde que comenzó la temporada, buscaron esta semana el apoyo del Gobierno durante la reunión que mantuvieron en La Moncloa con el secretario de Estado de Comunicación, Félix Monteira.

Blanco ha afirmado durante la conferencia de prensa posterior al Consejo de Ministros que el Gobierno "comparte" la preocupación de la Asociación Española de Radiodifusión Comercial (AERC) y que "la única posibilidad" de garantizar el derecho a la información de las radios a la hora de narrar partidos es "a través de la modificación de la ley".

El Partido Popular también se ha puesto del lado de las emisoras

Concretamente, Blanco considera que sería necesario cambiar el artículo 19 de la Ley General de la Comunicación Audiovisual, aprobada hace un año, que regula los derechos audiovisuales de las competiciones deportivas. Pero esto no será posible a corto plazo. Las Cortes están a punto de disolverse y una reforma legislativa acarrea meses de tramitación.

Mientras tanto, la Liga ha dejado los micrófonos en fuera de juego. Desde que comenzó la temporada 2011-2012, la Liga ha dado instrucciones a los clubes para que prohíban el acceso de las radios a los estadios de Primera y Segunda División que no hayan pagado un canon. El Sevilla es el único club que ha abierto las puertas de su campo a los radiofonistas.

Todas las grandes cadenas, públicas y privadas, se han mantenido unidas en su rechazo al canon que exige la Liga. Apelan al derecho constitucional de los ciudadanos a la información. La Liga, a su vez, ha amenazado a los clubes que abran las puertas a las radios con sanciones que oscilan entre los 600.000 euros y los dos millones.

También el PP se ha decantado del lado de las radios. Su vicesecretario general de Comunicación, Esteban González Pons, defendió ayer que las cadenas de radio accedan a los campos de fútbol sin pagar a la LFP, ya que lo contrario atenta contra "el derecho a la información". Para el dirigente popular, el trabajo que hacen las emisoras en los estadios es "distinto" al que hacen las televisiones, que "retransmiten íntegramente el partido", informa Efe.

"Si se empieza cobrando a la radio por contar lo que ocurre dentro de los estadios, se acabará cobrando a las radios por acudir a determinadas ruedas de prensa, o se tendrá que cobrar" a los que hacen comentarios del encuentro a través de las redes sociales, ha manifestado. González Pons asegura que lo que hacen las radios es "informar" de lo que ocurre durante el encuentro: "No dejarles informar gratis limita el derecho a la información de los españoles". Para sortear las trabas de la LFP, las radios se han visto obligadas a narrar los partidos desde los bares, encaramados a las ventanas de edificios contiguos a los estadios, o siguiendo los partidos por televisión. Ninguna emisora ha entrado a negociar las pretensiones de la Liga.

Las radios están dispuestas a hacer frente a los gastos que puedan generar a los clubes el mantenimiento de las cabinas de transmisión o los puestos de los locutores a pie de campo, pero consideran que el derecho a la información es un aspecto absolutamente "innegociable".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de septiembre de 2011