Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Badia se queda sin dinero para la luz de los colegios y el auditorio

Un pago urgente de Gobernación evita el corte del servicio

A primera hora de la mañana de ayer, técnicos de Fecsa-Endesa se personaban en una de las escuelas de Badia del Vallès (Vallès Occidental) para cortarles la luz. El motivo, la deuda de 170.000 euros que acumula el Ayuntamiento con la compañía eléctrica. El gobierno local llamó alertado a la Generalitat pidiendo ayuda, ya que la situación financiera del Consistorio no les permite hacer frente a la deuda. Uno de los motivos, el retraso en los pagos de la Generalitat, que ya debe cuatro millones de euros al municipio. "Estamos aguantando con los ingresos que nosotros generamos, pero dependemos de las aportaciones de la Generalitat. La situación se degrada mes a mes y no podemos aguantar más", alerta la alcaldesa, Eva Menor (PSC), que reclama a la Generalitat que pague su deuda.

El municipio denuncia que la Administración le debe cuatro millones

Badia del Vallès, un municipio de 13.700 habitantes nacido en 1994 cuando se independizó de Barberà del Vallès, tiene una de las tasas de paro más altas de Cataluña (el 21,8% en agosto). Es una población con muy poca extensión, sin industrias y sin suelo para construir. Además, Badia presenta la peculiaridad de que el 99,9% de las viviendas son de protección oficial.

Debido a estas particularidades, Badia cuenta con un convenio especial con la Generalitat, gracias al cual recibe 3,6 millones anuales de la Administración autonómica (el presupuesto del Ayuntamiento este año es de 10 millones). Los pagos se efectúan de forma trimestral, pero la alcaldesa denuncia que este año todavía no han recibido ninguno. La Generalitat se justifica en que los presupuestos se aprobaron a finales de julio y asegura que pagarán "pronto", sin concretar más.

La falta de líquido ha llevado al Ayuntamiento de Badia a demorarse en los pagos, entre ellos el recibo de la luz hasta acumular una deuda de 170.000 euros, según el Departamento de Gobernación, que ha sido el que finalmente ha intercedido ante la compañía. Gobernación ordenó ayer, tras la alerta lanzada por Badia, el pago urgente de 90.000 euros para evitar el corte del suministro, que según Fecsa-Endesa afectaba, además de a las escuelas, al auditorio y al punto verde municipal. De hecho, la compañía asegura que estos dos equipamientos estuvieron sin luz ayer por la mañana, hasta que recibieron el compromiso de pago.

La morosidad es generalizada, ya que el Ayuntamiento reconoce que está pagando las facturas hasta a 120 días, plazo que es superior cuando se trata de grandes empresas. En 2010, según datos del ministerio, Badia acumulaba una deuda de tres millones con los bancos. El Ayuntamiento no ha facilitado el déficit actual.

Menos receloso se mostró Manresa (Bages), que ayer hizo pública la auditoría que el Consistorio había encargado, que ha revelado una deuda de 110 millones de euros, proveniente básicamente de los créditos bancarios (75 millones) y de las facturas pendientes (18 millones). El nivel de endeudamiento del municipio es del 115% (el máximo es del 75%) y las facturas se están pagando a 14 meses, admitió el Consistorio.

El concejal de Hacienda de Manresa, Josep Maria Sala (CiU), reconoció que la situación "no es fácil" y pidió "esfuerzos por parte de todos" para superarla. Ello implica, según el edil, "reconducir los gastos y subir los impuestos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de septiembre de 2011