Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El agravamiento de la crisis

La OCDE ve riesgo de recesión en algunas de las grandes economías

Alemania cerrará 2011 con caída del PIB y EE UU se acerca al estancamiento

Los expertos de la Organización para la Cooperación y Desarrollo (OCDE) se suman a las voces que auguran un posible futuro sombrío de la economía mundial y aseguran, en un informe hecho público ayer en París sobre las previsiones de crecimiento de los países del G-7, que no hay que excluir una nueva recesión en algunas potencias de la OCDE, aunque no de la profundidad de la crisis de 2008. El informe rebaja en seco las previsiones de crecimiento que este mismo organismo había llevado a cabo en mayo. Así, los países del G-7 (Estados Unidos, Japón, Alemania, Francia, Italia, Reino Unido y Canadá) crecerán en el tercer trimestre a razón de un 1,6%, porcentaje que aún caerá en el cuarto trimestre de este año, quedándose en un 0,2%.

El estudio advierte de que, con todo, estos cálculos están sujetos a un alto grado de incertidumbre, lo que da idea del difícil momento en que vive la economía y, además, se han efectuado sin tener en cuenta del todo las turbulencias bursátiles de este verano. Es sintomático el caso de Estados Unidos: la OCDE preveía en mayo para la primera potencia mundial un crecimiento cercano al 3% para la segunda mitad de 2011. Ahora, este crecimiento se verá reducido a menos de un 1%. Alemania, país para el que la OCDE auguraba a finales de este año un crecimiento también de alrededor del 3%, cerrará 2011 reculando un 1,4%.

Para que la economía no se contraiga aún más, la OCDE recomienda a los bancos centrales que mantengan sus tipos de interés —cosa que hizo ayer el Banco Central Europeo— y que, "a menos que aparezcan signos de recuperación", tengan en mente bajarlos donde haya margen para ello. Donde no lo haya (como en EE UU y Japón), la opción sería anunciar grandes compras de bonos y adoptar compromisos de mantener bajos los tipos.

El consumo mundial se ha estancado en el segundo trimestre de 2011, según explica el informe. Una de las razones es el impacto brutal del terremoto y posterior tsunami que devastó parte de Japón. La otra, según matizó el economista jefe de la OCDE Pier Carlo Padoan, es simplemente una demanda que flojea. La confianza de los consumidores y de las empresas se ha deteriorado en las grandes economías de la OCDE debido a las débiles perspectivas, a los problemas presupuestarios de EE UU, a la crisis de la deuda en la zona euro y la creciente inquietud proveniente de la certeza de que cada vez hay menos "municiones en términos de políticas públicas" que compensen o luchen contra un nuevo estancamiento de la economía.

A este respecto fue explícita una respuesta de Padoan a la pregunta de si no consideraba excesivo y contraproducente los recortes de gasto público en los países de la zona euro. "En algunos países no hay otro remedio", afirmó. Solo Alemania, según la OCDE, tiene cierto margen fiscal para estimular la economía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de septiembre de 2011