Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanidad pide a Twitter que elimine los perfiles que fomentan la anorexia

El Ministerio de Sanidad ha pedido a la red social Twitter que elimine los perfiles de usuarios que, "por desgracia", avivan de manera explicita trastornos alimentarios como la anorexia y la bulimia, según manifestó ayer una portavoz. "Este verano se han detectado varias cuentas conflictivas. Este tipo de contenido afecta a los usuarios más jóvenes, que pueden percibir como normales este tipo de conductas dañinas para la salud", subrayó.

Ante el creciente número de quejas recibidas en las últimas semanas, -el pasado 26 de agosto saltó a los medios la existencia de una cuenta que animaba a los jóvenes a no comer que luego fue retirada-, Sanidad ha decidido hacer "un barrido por Twitter en busca de perfiles sospechosos y así exigir a la red social una autorregulación de su contenido". La petición se ha hecho publica en su propia cuenta de Twitter: @sanidadgob.

"La solicitud se ha formalizado a través de la Guardia Civil. Nosotros no podemos eliminar ningún perfil de usuario. Se necesita una orden judicial y, además, escribir este tipo de contenido no es un delito", sostiene la portavoz.

El ministerio, junto a la Unidad de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil, ha creado "una red de actuación eficaz" para detectar los perfiles que incitan a los trastornos alimentarios. "Rastrearemos todo el contenido conflictivo con revisiones periódicas", dice la portavoz ministerial. Una vez detectado el problema, la Guardia Civil solicitará a Twitter el bloqueo o la eliminación de las cuentas sospechosas". Este periódico intentó, sin éxito, conocer la opinión de la red social con base en Estados Unidos. Esta red social, además, ofrece a sus usuarios la opción de bloquear o eliminar algún tipo de comentario soez o dañino para la salud. Francisca Gómez, usuaria habitual de Twitter, asegura que lo hace con frecuencia. "Si vemos algo conflictivo debemos denunciar, ya que todos somos responsables", asegura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de septiembre de 2011