Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tenis en el Canal, un 400% más caro

La Comunidad cede la gestión de las instalaciones deportivas a la federación madrileña - El precio de las clases para niños pasa de 16,3 euros al mes a 85

Llevar a un niño a clases de tenis en las instalaciones deportivas del Canal de Isabel II costaba el curso pasado 16,3 euros al mes. El precio incluía dos sesiones a la semana, de 50 minutos cada una. Eran unas clases muy solicitadas, a las que se accedía por sorteo. Los profesores dependían del Instituto Madrileño del Deporte (Imder), que gestionaba mediante un convenio las instalaciones del barrio de Chamberí. El próximo curso, se acabaron los precios populares. Las familias que quieran que sus hijos aprendan a jugar al tenis tendrán que pagar 85 euros al mes por esas mismas dos clases a la semana. Un incremento de más del 400% que ha indignado a algunas de esas familias.

La de Isabel García-Zarza, por ejemplo, madre de tres hijos, ya ha decidido que este curso buscarán otro deporte para su hijo Mario, de 8 años. "No me lo puedo permitir", asegura. "No me importaría pagar 30 o 40 euros; entiendo que el precio anterior era muy barato, pero 85 no puede ser". En su caso, el curso pasado pagaba la mitad, es decir, ocho euros, por ser familia numerosa. "Esta no es manera de fomentar el deporte, y menos en esta zona de Madrid, donde no hay otros polideportivos públicos", señala.

Deportes asegura que la calidad de los cursos justifica la subida de tarifa

La diferencia entre el curso pasado y el que empieza es que la Comunidad de Madrid ha cedido la gestión de las instalaciones deportivas del Canal de Isabel II dedicadas al tenis a la Federación de Tenis de Madrid. Y esta aplica sus propios precios a las clases. Unos 85 euros mensuales -el precio varía en función del nivel de las clases: iniciación, medio o perfeccionamiento-. La Comunidad asegura que las tarifas "se adecuan a lo que cobra la federación en su Escuela de Tecnificación e, incluso, el precio está por debajo de los cursos de tenis que imparten otros clubes o entidades de este deporte".

Según una portavoz de Deportes del Gobierno regional, la cesión de las clases a la federación persigue "dar más calidad". La escuela de tenis de la federación "cuenta con entrenadores con título nacional para impartir los cursos que, hasta ahora, daban profesores habilitados", asegura en una respuesta escrita la Comunidad, que no precisa qué diferencia hay entre unos y otros. Añade que este curso se limitará el número máximo de alumnos por clase: 10 en iniciación, 6 en nivel medio y 4 en perfeccionamiento. "Este último curso, como tal, no existía antes", señala. Cuando se cobraban 16,3 euros, el número de alumnos por clase podría ser de 9 o 10 alumnos, según reconoce la Comunidad. "En la clase de mi hijo eran ocho alumnos", asegura García-Zarza.

La Comunidad de Madrid destaca también que el mantenimiento de las instalaciones mejorará con la cesión a la federación. "Está recuperando en su modo óptimo las pistas de tierra batida y el resto de canchas. Así, por ejemplo, cada vez que un grupo de alumnos da paso al siguiente, las pistas se riegan para dejarlas perfectas para el entrenamiento", asegura por escrito.

En el caso del alquiler de pistas para jugar al tenis, los precios se mantienen. Una hora seguirá costando los mismos 5,1 euros del curso pasado. Es el precio que la Comunidad aprobó en 2008 mediante una resolución del 18 de agosto que se había estado prorrogando hasta ahora y que, en el caso de las clases, ya no se cumple. Deportes asegura que la federación mantendrá los precios a los alumnos que empezaron las clases el año pasado (el curso completo son dos años, y es el tiempo para el que se obtiene plaza en el sorteo). García-Zarza asegura que a ella no se lo han ofrecido: "Solo me han hablado de las nuevas tarifas".

Las instalaciones deportivas del Canal de Isabel II datan del año 1930, cuando un grupo de trabajadores creó la Agrupación Deportiva Canal con una piscina y un campo de fútbol.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de septiembre de 2011