Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres mil personas reclaman en San Sebastián que Sortu sea legal

Izagirre defiende los guiños a ETA en el inicio de las fiestas

Bajo el lema en euskera "Euskal Herria libre y legal", cerca de 3.000 personas se manifestaron ayer por las calles del centro de San Sebastián para exigir la legalización de Sortu y otras organizaciones de la izquierda abertzale, entre gritos en favor de la "amnistía" y el acercamiento de los presos de ETA al País Vasco en la tradicional marcha que coincide con el inicio de la Semana Grande donostiarra.

En el discurso final, los organizadores, el colectivo Eleak, un movimiento en favor de los derechos civiles afín a la izquierda abertzale, rechazaron "sin paliativos" el ataque a los monolitos en honor a dos víctimas de la banda terrorista, Juan Mari Jauregi y Fernando Múgica, antes de recordar a cuatro personas muertas por disparos de la policía en San Sebastián entre 1949 y 1979, además de las amenazas a los alcaldes de Bildu en las localidades guipuzcoanas de Andoain y Lasarte.

Los manifestantes corearon gritos en favor de los presos etarras

También reclamaron a PP y PSOE que dejen el "inmovilismo" en el próximo curso político para "asentar el proceso en marcha y convertirlo en irreversible, con renuncia expresa y definitiva al uso de la violencia por todas las partes". Las únicas alusiones a ETA fueron las muestras de afecto a los presos de la banda.

La organización acató las modificaciones del recorrido decretadas por el Departamento de Interior, algo no habitual en protestas de otros años.

Ninguno de los máximos dirigentes y cargos públicos de Bildu, como el diputado general de Gipuzkoa, Martin Garitano, se dejaron ver en la marcha, dejando la representación en manos de cargos electos menos conocidos de la coalición. Sí estuvieron miembros destacados de la izquierda abertzale, como Tasio Erkizia o Niko Moreno, así como el coordinador general de Aralar, Patxi Zabaleta.

Dio la casualidad de que el exalcalde y portavoz del PSE en Andoain, Estanis Amutxastegi, acompañado por sus escoltas, se cruzó con la manifestación a la altura de la catedral del Buen Pastor. "No entiendo cómo defienden a unos delincuentes. Y creen que si eres vasco, etxera [a casa], pero si no, ormara [al paredón]" declaró Amutxastegi a este diario.

Tras la protesta, se pudo ver una treintena de carteles con el lema Euskal Presoak, etxera ("Presos vascos a casa"), que varios de los presentes corearon momentos antes de que el tradicional cañonazo diera inicio a la Semana Grande de la capital guipuzcoana en los Jardines de Alderdi Eder. La presencia de carteles en respaldo de los reclusos de la banda en el inicio de las fiestas de la ciudad no es habitual.

El alcalde donostiarra, Juan Karlos Izagirre, de Bildu, dijo al respecto que "en la fiesta hay sitio para la reivindicación" y que hay que asumirlo con "absoluta normalidad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de agosto de 2011