Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cámping Els Alfacs demanda a Google para que retire enlaces sobre la tragedia de 1978

Tecleando en Google "cámping Los Alfaques" o "Els Alfacs", el primer resultado que se obtiene es una entrada de Wikipedia en la que se explica la tragedia ocurrida en el año 1978. En el buscador, la web del cámping no aparece hasta la tercera posición y la mayoría de entradas rememoran las 243 muertes que se produjeron cuando explotó un camión cisterna cargado con 25 toneladas de propileno que circulaba por la zona. Además, la búsqueda también permite visualizar todo tipo de fotografías escabrosas del accidente.

Cansado de esta imagen y de que los campistas pregunten escandalizados, el director del cámping situado en la playa de Alcanar, Mario Gianni, ha demandado a Google por intromisión ilegítima en el honor de su empresa.

Google tendrá que someterse a la legislación española

El director cree que el trato que reciben por Google "es discriminatorio, daña nuestra reputación y nos produce pérdidas".

Hace un año, cuando las búsquedas en la web incorporaron imágenes y vídeo, Gianni contactó con Google para pedir que se modificara la disposición de los resultados y que se eliminaran las imágenes más tétricas.

La respuesta que obtuvo de la empresa estadounidense fue que no se podía hacer nada porque dependía de un logaritmo neutro que clasifica los criterios de búsqueda.

La alternativa que recomendaba Google al director era que se dirigiera una por una a las páginas que publicaban las fotos para que retiraran las imágenes. "Este logaritmo no es neutro. Tienen una doble vara de medir según el tamaño de la empresa; esto no se lo harían a una corporación americana, ni se lo hacen a Hipercor", añade el director del cámping tarraconense.

Ante la negativa del buscador, la empresa que regenta el cámping, Vacances Alfacs, decidió presentar cargos contra Google reclamando su derecho al olvido, como ayer publicaba el diario El Punt/Avui. Según su abogado, Carles Navarro, se trata de la primera empresa española que lo hace. La demanda ya ha sido admitida a trámite por el juzgado número 1 de Amposta y el cámping espera que se le reconozcan los perjuicios. "No se trata de olvidar lo que ocurrió, pero tampoco queremos depender siempre de este hecho histórico", añade Navarro. Esta opinión también la comparte el alcalde del municipio, el republicano Alfons Montserrat, quien afirma: "la herida está cicatrizada" y "no es de recibo que en casos similares se dé un trato tan distinto".

Google tendrá que someterse a la legislación española porque incluye la responsabilidad de los prestadores de servicios que facilitan enlaces, tiene oficinas en Madrid y ya tenía conocimiento de que su sistema de búsqueda estaba perjudicando a la empresa. Así lo cree Samuel Parra, experto en protección de datos y socio de Eprivacidad. "No parece razonable que tanto un particular como una empresa deban soportar la carga ad infinítum de un hecho pasado. Así como en 1890 se acuñó el derecho a estar solo, en Internet debe existir el derecho al olvido", afirma Parra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de agosto de 2011