Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:

Creciendo al 1%

Ayer el Banco de España publicó su estimación del PIB del segundo trimestre y espera un crecimiento del 0,2% trimestral y 0,7% interanual. Ambas tasas son una décima inferior al trimestre anterior, lo cual en condiciones normales sería una mala noticia. Pero si uno se asoma a la ventana de los mercados financieros y observa el huracán que está asolando a nuestra economía, parece incluso un milagro que siga creciendo y que vaya a batir las previsiones de crecimiento que el consenso de analistas y los organismos internacionales tenían el otoño pasado.

Todo el crecimiento viene del sector exterior, principalmente de las exportaciones de bienes y, a pesar de la fortaleza del euro, la mayor contribución al crecimiento se produce fuera de la Eurozona. Las exportaciones siguen creciendo un 20% pero dentro de España seguimos fustigándonos por nuestra falta de competitividad. El sector turístico también creció con fuerza el pasado trimestre. En 2009 volvió el debate de la crisis estructural de nuestro modelo de sol y playa, pero está claro que nuestro principal sector no para de reinventarse.

La demanda interna sigue contrayéndose, aunque aquí hay que distinguir dos grandes masas. Una de construcción y consumo público, que están digiriendo los excesos de la burbuja la primera y la consolidación presupuestaria el segundo, y el resto. El resto ha mejorado en el segundo trimestre. El consumo privado estuvo estancado en el primer trimestre y se espera un crecimiento próximo al 1% anualizado en el segundo. La inversión en equipo sigue débil pero su aportación será positiva con las cifras del pasado trimestre. El dato más negativo es que continúa la destrucción de empleo, pero aquí la dualidad es más extrema. El sector servicios en el último año ha creado 174.000 empleos netos según la EPA, mientras la construcción ha destruido 270.000.

Aún disponemos de escasos datos del tercer trimestre pero nuestra previsión es que la economía vuelva a crecer 0,2% trimestral y un 0,9% anual. Si se cumplen, el crecimiento en el conjunto de 2011 estará próximo al 1%. Las partidas que lastran el crecimiento son consumo de bienes duraderos y de inversión y todas ellas necesitan crédito. ¿Cuánto estaría creciendo la economía española si no se hubiera producido la Tragedia Griega? No merece la pena contestar pero la mejor política para reactivar el crecimiento y crear empleo es acabar de una vez con esta maldita crisis financiera que tiene pinzado a nuestro pura sangre. A pesar del pinzamiento, consiguió crecer igual que EE UU y Reino Unido en el segundo trimestre.

José Carlos Díez es economista jefe de Intermoney.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de agosto de 2011