Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Pan para hoy, hambre para mañana"

Malvender los edificios para obtener liquidez y acabar pagando un coste muy alto por el alquiler a medio plazo. La decisión de la Generalitat de desprenderse de patrimonio, lo que provocará una pérdida de 42 millones solo con la venta de cuatro de los 37 edificios que la Administración pondrá en el mercado, ha indignado a la oposición, que no entiende una operación que dos partidos tan antagónicos ideológicamente como el Partido Popular e Iniciativa resumen con la misma frase: "Es pan para hoy, y hambre para mañana", sentencian Enric Millo, portavoz parlamentario del PP, y Dolors Camats, su homóloga en ICV.

Los ecosocialistas y Esquerra ligan el gesto de la Generalitat a los recortes que ha emprendido el Gobierno de Artur Mas. "Están descapitalizando la Generalitat, y se está perdiendo dinero", cree Camats. La ecosocialista denuncia que en el gesto de Mas hay un intento de beneficiar al sector privado. "Siempre acaba ganando lo privado frente a lo público. Mas solo piensa en este sector". La ecosocialista concluye: "Nos dijeron que era el Gobierno de los mejores. Vista esta operación, es bastante irritante". Ignasi Llorente, portavoz de ERC, se suma: "No nos tiene que extrañar esta operación. Sigue la línea de CiU de desmantelar la Generalitat. Se vende mal para conseguir dinero rápido, cuando de otra forma se habría hecho mejor".

El PP hace una lectura diferente: se puede lograr más dinero privatizando empresas. "La Generalitat debería concentrar sus esfuerzos en arbitrar un proceso de privatizaciones de empresas públicas poco rentables, que podrían también generar liquidez, y que supondrían, en manos de la gestión privada y la debida regulación, una mejora de la eficiencia de los servicios públicos", avisa Millo, que analiza la venta de los inmuebles: "Es una operación muy poco rentable, que proporciona oxígeno a corto plazo, pero compromete de manera peligrosa el incremento del gasto corriente a medio y largo plazo". El colmo, rechaza Millo, se da cuando se malvende el edificio y se sigue pagando el alquiler: "Tendría sentido si se tratara de vender activos en renta, por la liquidez obtenida a corto plazo y la actualización de los tipos de interés, pero no lo tiene al tratarse de inmuebles por los que se pagarán alquileres millonarios que en la actualidad no suponían gasto alguno".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de agosto de 2011