Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Industria subastará en otoño de nuevo frecuencias de móvil

Todo dinero que entre en las maltrechas arcas del Tesoro se da por bueno. El Ministerio de Industria estudia volver a sacar a subasta el próximo otoño los bloques de frecuencias que han quedado desiertos en las pujas que se cerraron el pasado viernes, informaron en fuentes de la Administración.

El departamento que dirige Miguel Sebastián quiere completar el proceso con un segundo intento con el fin de recaudar, en conjunto, los 2.000 millones previstos que se fijó como objetivo cuando anunció el proceso de reparto de las frecuencias para telefonía móvil el pasado mes de febrero.

En la subasta cerrada la semana pasada, las operadoras de telefonía móvil pujaron por valor de 1.647 millones de euros. A ese importe, hay que sumar los 186 millones que pagaron Orange y Yoigo como adjudicatarios de concursos en la banda de 900 MHz y de 1.800 MHz, respectivamente, el pasado mes de junio. Con lo que para cumplir el objetivo bastaría recaudar ahora poco menos de 200 millones de euros.

Bloques desiertos

Eso es te lo que pretende la Administración. No lo tiene muy difícil. Bastaría con que hubiera una sola puja para asegurarse esa nueva inyección de dinero, de acuerdo con los precios de salida que se fijaron para los bloques que quedaron desiertos. En concreto, un bloque de 900 MHz, con un precio de salida de 169 millones, cinco bloques en la banda estatal de 2,6 gigahercios (GHz), con un precio de 5 millones cada uno y el correspondiente a Extremadura (235.473 euros).

Aunque aún no se ha determinado el procedimiento, en fuentes de los operadores se estima que la forma de asegurarse la adjudicación es o convocar un concurso abierto o permitir que las tres grandes -Telefónica, Vodafone y Orange- puedan pujar por el bloque de 900 MHz, que quedó libre en la subasta de julio debido a que las tres operadoras habían cubierto su cupo máximo (20 MHz pareados incluidos los que ya poseen en las bandas de 800 y 900 MHz).

Esa restricción se puso con el fin de que quedara libre uno de los bloques de las bandas de 800 o 900 MHz para los nuevos entrantes. Pero ni Yoigo, ni Jazztel ni Ono se han mostrado interesados debido al alto coste de salida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de agosto de 2011