Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

El Bundesbank se distancia del pacto forjado por Merkel

Fráncfort / Pekín

El presidente del banco central alemán, Jens Weidmann, no pierde ocasión de mostrar su independencia de la canciller alemana, Angela Merkel, para la que trabajó como asesor durante cinco años hasta su nombramiento como dirigente del Bundesbank, el pasado mes de mayo. En un comunicado divulgado en la tarde del viernes, Weidmann carga contra el acuerdo de la UE para ayudar, por segunda vez, a Grecia. Un pacto, a fin de cuentas, forjado por Merkel.

"Al transferir importantes riesgos adicionales a los países que prestan ayuda y a sus contribuyentes, la zona euro ha dado un gran paso hacia la socialización de los riesgos por una gestión frágil de las cuentas públicas o errores económicos", advierte Weidmann. El segundo plan de ayuda a Grecia supondrá una ampliación del fondo de rescate. Y, en último término, una amenaza para la máxima calificación crediticia de la que disfrutan los países que más contribuyen al fondo, con Alemania a la cabeza.

Weidmann tampoco ve con buenos ojos la iniciativa apadrinada por el ministro de Hacienda alemán, Wolfgang Schäuble, para que la banca participe en un programa voluntario de canje de bonos griegos que, de forma indirecta, implica una quita cercana al 20%. Como otros consejeros del BCE, el presidente del Bundesbank teme que la medida eleve la presión sobre los títulos de otros países periféricos, al tiempo que debilita el mensaje de rigor fiscal que se les exige.

Respaldo de China

En conjunto, matiza Weidmann, el acuerdo "puede contribuir a rebajar la tensión en los mercados financieros", aunque sea a corto plazo. El gobernador del Banco Popular de China, Zhou Xiaochuan, fue mucho menos crítico en su valoración del segundo rescate a Grecia. "El pacto ayudará a resolver los problemas de la deuda soberana en la zona euro", afirmó en otro comunicado.

En junio, el banco central de China, activo comprador de bonos europeos, emitió un informe en el que expresó su preocupación sobre la crisis de la deuda soberana en la UE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de julio de 2011