Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Prójimas anónimas

Filosofa insomne

Me va a dar un siroco, las tres y media y sin pegar ojo. Entre el calor y los nervios no cojo el sueño. Por no hablar de los ronquidos del otro. Y luego dice que no duerme, tendrá rostro. Así está él de tranquilo, que ni siente ni padece ni lo otro. Y de fondón, mira qué lorzas se gasta. Y pensar que me traía loca. Cómo se estropean los cuerpos, que decía Lina Morgan. Claro que él dirá lo mismo. Menudo mondongo he echado desde que dejé de fumar. Estoy por volver, se ponga como se ponga Sanidad.

El otro día pillaron a la ministra en biquini y se lió una gorda. Yo la encontré sensacional, la verdad. Que te cojan a ti el primer día de playa blanda como la mantequilla, blanca como la leche y sin maquear. A ver quién es la guapa que aguanta el tipo. O el guapo. Cuántos mitos se les caerían a muchas. Y a muchos. Yo ya no pongo la mano en el fuego por nadie. Mira Clooney el macizo. Que es gay, dicen, menudo chasco. El mundo se acaba, chicas. Si el bombonazo de la Canalis no ha podido con semejante Adán, ya me contarás dónde vamos las demás.

Mañana me pongo falda. Ay, no, que se me ha roto la Epilady y tengo las rodillas como kiwis. A ver si pillo una en rebajas, aunque sea al 10%, seguro que de ahí no la bajan. Lo inútil lo regalan, pero lo necesario no lo liquidan ni a tiros. Y de paso voy al banco y quito de mi vista la paga de julio, que si no me la pulo. O mejor no, no vaya a ser la última. Entre el fantasma del ERE, el rescate de la UE y la subida del euríbor estoy viva de milagro. Eso y no tanto marketing es lo que le hace falta a Rubalcaba para darle la vuelta a las encuestas, que yo seré atea pero no ciega.

Las cinco, ya he dormido bastante. A las seis se despierta este, y a y media me levanto yo. Hasta las ocho no coloco a los críos, pero entre sus berrinches y mis cremas se me va hora y media. Y eso que mientras yo me pinto ellos se peinan. Ayer me vinieron del cole de verano comiditos de piojos y los rapé al cero, cómo no se va a atascar la Epilady.

Yo no me caso con nadie. Ya me casé una vez y así me fue. Bueno, tampoco es para tanto. Aquí mi primo estaba como un queso. Míster Sierra Norte lo eligieron la noche que lo conocí. Hasta hoy, quién lo iba a decir. Mira cómo duerme el bendito. Ha ensanchado un poco pero aún tiene lo suyo. Y yo no seré la Canalis, pero tampoco doy asco. Cuando salga del curro llevo a enmarcar mi banda de Miss Collado Mediano 1994 a ver si me animo. Y me hago la cera fría, a ver si me caliento. Hoy no duermo, pero va a ser queriendo. Con Clooney fuera de juego, dónde voy yo que más valga.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de julio de 2011