Editorial:
Editorial
Es responsabilidad del director, y expresa la opinión del diario sobre asuntos de actualidad nacional o internacional

Polvorín Murdoch

Las investigaciones de los usos delictivos del grupo mediático implican a políticos y policías

El escándalo de las escuchas ilegales realizadas por una de las cabeceras más importantes del imperio editorial de Rupert Murdoch se ha convertido en un polvorín. Apenas 15 días después de las revelaciones que conmocionaron a la opinión pública de que el News of the World había interceptado en 2002 el móvil de una niña de 13 años, Milly Dowler, secuestrada y asesinada, el conglomerado mediático de Murdoch está contra las cuerdas, pero las repercusiones del caso son de mayores dimensiones.

El escándalo está poniendo al descubierto unas connivencias políticas y policiales que dejan en precaria situación a varios inquilinos de Downing Street y a mandos de los investigadores. Dos de ellos ya han dimitido, no sin antes -el comisario jefe de Scotland Yard, Paul Stephenson- apuntar con dedo acusador al primer ministro David Cameron, que mantuvo durante varios meses como portavoz al exdirector del News of the World, Andy Coulson. Que los Murdoch hayan sido llamados a declarar hoy ante la Cámara de los Comunes, cita para la que Cameron ha interrumpido un viaje oficial, es parte de la rápida y amplia escalada que está cobrando el caso.

Más información
El 'caso Murdoch' acorrala a Cameron
Murdoch, el propietario omnipresente
Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

El imperio de Rupert Murdoch, News Corporation, uno de los más influyentes del mundo, ha afrontado escándalos similares en el pasado por su predilección por el periodismo sin escrúpulos. Ahora, sin embargo, está acorralado. De poco ha servido el cierre del News of the World, la renuncia a comprar la plataforma televisiva BSkyB y las excusas pedidas con grandes caracteres en los periódicos británicos. Si Murdoch creyó alguna vez que con tales gestos y sacrificios zanjaba el asunto estaba equivocado. El domingo tuvo que encajar uno de sus golpes más duros: el arresto de Rebekah Brooks, ahora en libertad bajo fianza, exresponsable del grupo en el Reino Unido. Con ella, ya son una decena los directivos detenidos.

Las investigaciones apuntan directamente hacia presuntas prácticas delictivas y el conglomerado de Murdoch está seriamente amenazado también al otro lado del Atlántico, donde posee The Wall Street Journal y la cadena de televisión Fox. El fiscal general, Eric H. Holder, ha abierto una investigación paralela sobre las operaciones de News Corporation en suelo estadounidense.

La quiebra de Lehman Brothers en 2008 ha demostrado que ya no hay vacas sagradas, y que lo que en otros tiempos podría haber sido tratado con muestras de repulsa pero pocas consecuencias es hoy una bomba de elevada potencia con petición de responsabilidades penales y políticas a ambos lados del Atlántico. El imperio Murdoch se tambalea y no es precisamente por una laxa aplicación del código deontológico del periodismo, sino algo mucho más grave. El laborista Ed Miliband, antes errático e inseguro, ha consolidado su liderazgo al frente de la oposición británica con esta crisis, pero está fuera de lugar su petición de una nueva regulación para la prensa. En este caso basta con aplicar el código penal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS