Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy evita hablar de Camps y Blanco le exige que "no se esconda bajo la gaviota"

El líder de los populares rechaza comentar el caso en un acto en Santiago

Mariano Rajoy, que fue presentado ayer en Santiago como inminente presidente del Gobierno en un almuerzo con los 315 candidatos populares a las alcaldías de los Ayuntamientos de Galicia, no quiso hablar del procesamiento de Francisco Camps, ni en ese escenario ni ante la prensa, que se lo requirió. También siguió impávido cuando un turista, en el baño de multitudes que recibió en la Plaza del Obradoiro, le increpó: "No todos los valencianos somos iguales". Sí volvió a insistir, en cambio, en el "clamor por el cambio político" que a su juicio existe en España y en el que "el PP se ofrece como catalizador" para que "lo que ha sucedido en los últimos cuatro años no vuelva a repetirse".

La oposición insta al presidente valenciano a que "dé la cara y deje de esconderse"

MÁS INFORMACIÓN

Antes, según Rajoy, España era un país con crecimiento y empleo, con equilibrio financiero y respeto internacional, "y de repente no hay nada de eso". "Sorprende que los que nos trajeron hasta aquí se ofrezcan ahora para arreglar los problemas, después de estropear España", añadió. Rajoy concluyó que el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero "no tiene ninguna credibilidad, es un Gobierno provisional, en funciones, y estarán ahí lo que digan, pero cuanto más tarde el cambio, mayores problemas". Para afrontarlos, dijo, "se necesitan Gobiernos, diagnósticos y decisiones serias".

El líder de la oposición anticipó a los candidatos del PP en las últimas elecciones municipales las "seis ideas o prioridades" que estructuran el programa que el partido presentará a las generales: crecer económicamente y crear empleo con una "reforma laboral de verdad"; reformar el sector público, con la aplicación de políticas de austeridad, de las que ofreció el modelo de la Xunta que implanta Alberto Núñez Feijóo; fortalecimiento institucional, con más Estado de derecho y seguridad jurídica; reforzar el Estado de bienestar; mayor proyección internacional de España, y fortalecer la educación. "Lo único serio es ser serio", sentenció.

Mientras, el vicesecretario general del PSOE y nuevo portavoz del Gobierno, José Blanco, aseguró que Rajoy es "cualquier cosa menos una expectativa estimulante de futuro" y le exigió en una entrevista en la cadena SER que actúe sobre Camps. "Si se caracteriza por algo es por no tomar decisiones, pero ahora tiene una enorme oportunidad y una enorme responsabilidad para tomar una en Valencia. En este momento responsabilizo más a Mariano Rajoy, que no debe mirar a otro lado, que al que se sienta el banquillo de los acusados, porque es el momento de las decisiones. Es exigible que las tome o cuando menos, que dé explicaciones y no se esconda bajo la gaviota", dijo.

También los socialistas valencianos opinaron ayer sobre el asunto. "Que frene ya el sufrimiento del presidente de la Generalitat", reclamó al líder del PP la portavoz adjunta del Grupo Socialista en las Cortes valencianas, Carmen Ninet. "Si de verdad, como dice Rita Barberá, [Camps] está tan afectado, que por su bien y por el de todos los valencianos se vaya de inmediato", añadió.

Para la portavoz socialista, "tras 878 días consecutivos en defensa de Camps, Rajoy es cómplice de Gürtel y partícipe de la mentira del presidente de la Generalitat".

El portavoz adjunto de Esquerra Unida en las Cortes valencianas, Ignacio Blanco, lamentó que los dirigentes del PP no hayan "aprendido aún a conjugar el verbo dimitir en primera persona, ni del singular, ni del plural". Ignacio Blanco opinó que los populares deberían "aplicarse a sí mismos" lo que piden para los demás y mostró su preocupación por la "parálisis del Gobierno valenciano, con un presidente imputado y escondido y una portavoz que no atina a dar explicaciones convincentes para salir del paso", informa Efe.

La portavoz adjunta de Compromís en las Cortes regionales, Mònica Oltra, instó a Camps a que "deje de esconderse y dé la cara", y añadió que es "inconcebible" que aún no haya dado ninguna explicación pública tras la decisión del magistrado del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana José Flors de abrir juicio oral contra él. "Cada hora que pasa sin que anuncie su marcha se ensucia más la imagen de la institución que preside y se erosiona el sistema democrático".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de julio de 2011