Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sucesivos cambios de versión

El proceso judicial desmonta las excusas del presidente

El auto del Tribunal Superior de Justicia de Valencia, redactado por el juez José Flors, que ordena la apertura de juicio oral por el caso de los trajes, desmonta los principales argumentos utilizados por Francisco Camps desde que estalló el caso Gürtel.

- Una falsa imputación. "En democracia, a diferencia de la dictadura, quien llama al albor de la mañana es el lechero y no una falsa imputación". Con esta grandilocuencia, Camps realizó el 19 de febrero de 2009 una declaración institucional para salir al paso de la edición de EL PAÍS que informaba que el presidente valenciano estaba implicado en la trama corrupta, según la fiscalía. Ese mismo día en sede parlamentaria, ante la petición de explicaciones de la oposición, replicó: "¿Cree, de verdad, que yo puedo ser imputado por lo que se dice estos días?"

"¿Cree de verdad que yo puedo ser imputado por lo que se dice?"

- "Claro, yo me pago mis trajes". Un mes después de estallar el escándalo, el presidente de la Generalitat se desplazó a Madrid y arropado de toda la cúpula nacional del PP respondió la pregunta que había estado evitando durante semanas. ¿Usted se paga sus trajes? "Claro, yo me pago mis trajes", respondió con una risa nerviosa. El auto del juez Flors, que ha excluido de la causa las prendas abonadas por Camps, considera que existen indicios más que suficientes de que el presidente valenciano recibió ropa de la trama Gürtel por valor de 14.000 euros "a sabiendas de quién la pagaba".

- "Nada de nada". En mayo de ese año, Camps se tuvo que someter a varias sesiones de control en las Cortes valencianas tras la decisión del TSJ de investigarle por el supuesto delito de cohecho. "Ya tengo un sitio para contar la verdad y acallar las mentiras", dijo Camps. Y una semana después añadió en sede parlamentaria: "La Justicia ha dicho que de trama, corrupción y financiación ilegal [del PP en la Comunidad Valenciana] nada. Y de lo otro [el supuesto delito de cohecho pasivo impropio], también dirá que nada de nada". El TSJ ha decidido que Camps sea juzgado por el caso de los trajes y se ha declarado competente para investigar la posible financiación ilegal del PP valenciano.

- "Todo esto se caerá por su propio peso". Esta afirmación la hizo Camps en el Parlamento a las puertas del verano de 2009, aunque añadió: "Lo que pasa es que todo tiene unos tiempos y unos plazos, y ya le he dicho que queda un ratito largo". El proceso se ha alargado por la decisión inicial del TSJ de archivar la causa, reabierta por el Tribunal Supremo con un auto durísimo hacia el tribunal que presidía Juan Luis de la Rúa, "más que amigo" del presidente valenciano. Los múltiples recursos de los imputados y del PP, personado como acusación particular, también han contribuido a dilatar la instrucción.

- "Desde Finisterre a cabo de Gata". El 12 de mayo de 2010, el TSJ valenciano reabrió la causa por el supuesto delito de cohecho pasivo impropio. Ese día, Camps recurrió al argumento que ha hecho suyo el PP. "Nadie se puede creer que el presidente de una comunidad pueda venderse por tres trajes. Es absurdo y no solo lo creo yo, lo creen todos mis compatriotas desde Finisterre a cabo de Gata", dijo el líder del PP valenciano, que añadió: "No me preocupa nada, como Juan sin miedo, porque nada temo responder. El proceso es de risa, no se sostiene, no se lo cree nadie".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de julio de 2011