Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cospedal eleva la cuantía de las facturas impagadas a 1.742 millones

El nuevo Gobierno de Castilla-La Mancha sigue sin revelar sus informes internos

El Gobierno de Castilla-La Mancha, presidido por la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, desveló ayer que las facturas impagadas de la Junta a 30 de junio ascienden a 1.742 millones de euros. Una cifra casi dos puntos y medio superior a los 700 millones que se debían a fecha de 30 de abril, según reconoció a EL PAÍS la exconsejera de Economía socialista de esa región, María Luisa Araújo. El nuevo portavoz del Gobierno y consejero de Empleo, Leandro Esteban, recalcó que se trata de un "dato francamente negativo que evidencia que las cifras dadas por el anterior Gobierno eran menos de la mitad de lo que realmente se adeudaba". Esteban no concretó si esas facturas se deben a proveedores o entidades públicas.

El expresidente achaca este desfase a "la situación cambiante"

La discrepancia entre el monto exacto de facturas impagadas por la Junta se suma a la denuncia de Cospedal sobre el déficit real de la comunidad. La dirigente popular ha reiterado a lo largo de esta semana que no es del 1,7% del PIB, como afirmó el expresidente de la comunidad, el socialista José María Barreda a finales de abril, sino que está en torno al 5,5%. A 31 de marzo el déficit era del 0,97%, según el Ministerio de Economía.

Esteban tampoco quiso precisar la cuantía exacta del déficit y avanzó que "por cortesía institucional" esperarán a la reunión que ha pedido Cospedal con la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Elena Salgado. El portavoz advirtió que si ese encuentro se aplaza sí harán pública la cifra "porque los ciudadanos tienen derecho a conocer la verdadera situación" de la región.

Ambos datos, las facturas impagadas y el déficit, se encuentran recogidos en el informe sobre el estado de las cuentas públicas de Castilla-La Mancha, encargado por la Consejería de Economía tras acceder al poder, pero del que, de momento, nada se conoce. El documento, explicó Esteban, ha sido elaborado por la Intervención General de la comunidad a partir de los datos aportados por los funcionarios de cada consejería. Para el portavoz, las conclusiones de este informe "son incontestables". E indicó que va a ser remitido a la Sindicatura de Cuentas -un organismo del que se está evaluando su posible supresión- para que lo valide. Solo entonces la Junta lo publicará.

Desde el PSOE se insiste en que los datos aportados por el Gobierno de Barreda -elaborados también por la Intervención General y ratificados por la Sindicatura- estaban referidos a 30 de abril. "La foto a esa fecha es muy distinta dos meses después", explicó a este diario el portavoz del Grupo Socialista en las Cortes de Castilla-La Mancha, José Luis Martínez Guijarro. El propio Barreda achacó el desfase de más de 1.000 millones de euros en las facturas pendientes a "la situación cambiante, agravada por un cambio de Gobierno y la tensión generada por determinadas declaraciones". "A principio de año siempre hay más gastos que ingresos, luego se compensa", explica Guijarro, que denunció que Esteban solo habló de facturas pendientes pero no de "ingresos pendientes". El Estado, indicó, debe 940 millones de euros por conceptos del sistema de financiación y otros 200 en convenios. Esa disputa está por resolver en los tribunales.

En el PSOE se tiene la sensación de que Cospedal quiere eludir la ejecución del plan de reequilibrio financiero con sus futuribles recortes antes de las elecciones generales, para no interferir con los intereses nacionales del PP y de Mariano Rajoy. "Con el plan se retratará porque se descubrirá de dónde recorta o si eleva los impuestos", recalcó Guijarro.

En el PSOE instan a la dirigente popular a que tome las riendas del Gobierno y no confunda su labor de presidenta de la comunidad con su tarea de oposición al frente de la secretaría general del PP. "Con sus declaraciones, hechas desde la sede popular en Génova y no desde Toledo [sede del Gobierno de Castilla-La Mancha], daña la imagen de la región y del país", afirmó Guijarro. Y llamó la atención sobre que solo se hable de la deuda de Castilla-La Mancha porque es Cospedal quien la airea, "cuando es menor que la de otras comunidades" y representa apenas el 5,02% del total.

Pese a insistir en la pésima herencia recibida, el nuevo Ejecutivo del PP es optimista. Esteban destacó que "con la gestión y el empleo adecuado de los recursos" se puede salir adelante. De momento cuentan con un nuevo apoyo. Ayer, el presidente de Globalcaja, Luis Díaz Zarco, puso a disposición de la Junta una liquidez de 1.500 millones de euros para "remontar el vuelo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de julio de 2011