Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una marca de ropa, forzada a retirar la imagen de una modelo escuálida

La maniquí, de 18 años, reivindica su derecho a ser "naturalmente delgada"

La polémica relación entre la anorexia y la moda, entre la belleza, la delgadez y la salud, volvió ayer a los diarios de Reino Unido tras la publicación de una nueva campaña publicitaria de la marca de ropa Topshop. La semana pasada la firma lanzó en su web la línea Prim and Proper, cuya imagen es la modelo australiana de 18 años Codie Young. La indignación por la fotografía estrella de la campaña expresada por varias asociaciones contra la anorexia obligó a Topshop a eliminar esa instantánea el lunes por la noche. En la imagen retirada la joven modelo aparece con el rostro serio y pálido, cubierto por grandes gafas de sol. Su extrema delgadez se intuye bajo un vestido azul que cae sobre unos hombros huesudos. Hoy, en el lugar de aquella, se puede ver otra imagen en que la misma modelo tiene un aspecto más saludable.

"Es muy poco ético que me acusen de no comer", dice Codie Young

Pese al aluvión de críticas, la retirada ha sido solo parcial. El resto de las 19 fotografías de la misma serie que componían el reportaje permanecen en la web y Topshop asegura no ver motivo para eliminarlas porque tienen "la certeza de que Codie es una mujer perfectamente saludable" y porque "nadie lo ha solicitado".

El portavoz de Topshop, Andrew Leahy, ha reconocido que Young salía demasiado delgada en la instantánea que ha generado la polémica. "El traje que lleva en esa foto es una talla 38 y quizá por eso parezca más delgada de lo que en realidad es. Además, la fotografía está tomada de abajo hacia arriba", explica por teléfono. Sin embargo, matiza también que esta modelo adolescente utiliza una talla 36 (en tallaje español) y no una 32 como se ha dicho en la prensa británica. "Yo estuve con ella en la sesión de fotos y es una chica perfectamente feliz, saludable y normal".

En mitad del toma y daca entre quienes luchan contra la anorexia y la marca, la propia maniquí ha decidido pronunciarse para reivindicar su derecho a ser "naturalmente delgada" sin que se le acuse de padecer enfermedad alguna, ha escrito en su blog esta joven, que en el último año ha sido portada en la edición australiana de Vogue y ha trabajado para marcas conocidas como Calvin Klein, Chanel, Lanvin o Marc Jacobs

"Me siento dolida por los comentarios que han hecho profesionales que trabajan con anoréxicas todos los días como Hellen Davis, de la asociación Beat. Es muy poco ético que me acusen de no comer con comentarios como 'parece enferma'. Soy naturalmente delgada, lo he sido toda la vida porque mi padre es muy alto y mi madre delgada. Para algunos como la Señora Davis no es correcto ser delgada (que es como a mí me crearon)", ha escrito en su blog. Davis había declarado al Daily Mail: "Que las niñas vean fotos así les hace pensar que estar así de delgada está bien, pero claramente no lo está".

La inesperada misiva de Young ha hecho matizar su posición a la asociación Beat, que ayer pidió al Daily Mail retirar las declaraciones de Hellen Davis y se apresuró a remarcar que su lucha no es contra la delgadez, sino contra la anorexia.

Uno de los casos más dramáticos en que una modelo fue consumida por la anorexia lo protagonizó la francesa Isabelle Caro. La modelo llegó a posar desnuda para mostrar cómo este trastorno alimenticio destruye el cuerpo. Según sus palabras, aceptó fotografiarse porque "tenía ganas de asustar y para hacer reaccionar a las jóvenes sobre esta enfermedad". La joven de 28 años, que medía 1,64 metros y pesaba 31 kilos, murió en noviembre de 2010 tras perder la batalla contra la anorexia. Dos meses después la madre de la modelo se suicidó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de julio de 2011