Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REDUCCIÓN DE JORNADA

El ejemplo alemán cunde

La reducción de jornada en las regulaciones de empleo para evitar despidos contuvo el paro en Alemania en lo peor de la crisis. Visto el éxito, la reforma trató de impulsar este modelo alemán, ya existente en España pero muy poco utilizado hasta el año pasado.

De las medidas que se adoptaron en junio pasado, es la que ha tenido más éxito. De los más de 32.000 trabajadores afectados por un ERE en junio de 2010, apenas el 2,6% habían sufrido una reducción de jornada. El resto había acabado en el paro de forma temporal o definitiva. Al mes siguiente de aprobarse la reforma, ya hubo un salto significativo, llegaron al 9,4%. Y en abril de este año, ascendían al 20%.

"Ha funcionado francamente bien. Los datos son elocuentes. Desde el momento de la reforma han subido un 323% los trabajadores afectados por reducciones de jornada. Antes, la mayor parte de los ajustes se hacía vía extinción [de contrato]", esgrime Mari Luz Rodríguez, secretaria de Estado de Empleo.

"Es lógico", argumenta el economista José Ignacio Pérez Infante, "la crisis se ha moderado y se opta por la suspensión de contrato o por la reducción de jornada. Los empresarios ya no pueden reducir más la plantilla". A su juicio, los cambios que introdujo la reforma en este aspecto han sido determinantes para facilitar esta opción.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de julio de 2011