Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:LIBROS | NARRATIVA

Viaje de invierno / El viatge d'hivern

Narrativa. Difícil no reconocer en una novela de Amélie Nothomb (1967) el peculiar sello de su autora, aunque desde hace ya algunos años ésta haya abandonado la senda de las autobiografías descarnadas para abrirse a venturas algo más especulativas, como sucede en este Viaje de invierno -título tomado de los lieder de Schubert- donde el narrador se dispone a estrellar un avión contra la Torre Eiffel para integrar el amor de su vida en el mayor acto de destrucción de su existencia. Y así Zoilo -llamarse igual que el más estúpido y despreciable de los sofistas no le predispone precisamente a un brillante porvenir, se lamenta-, de unos cuarenta años, delicado y culto, individualista, devoto de las personas carismáticas y enemigo de la mediocridad, ante los reveses de amor -entendido éste como "sentimiento absoluto en el que queda abolida cualquier otra realidad", se nos asegura-, siente que su destino pasa ineludiblemente por la destrucción de algo hermoso. De modo que una vez más tenemos en Viaje de invierno los ingredientes habituales de Nothomb: personajes excéntricos, epatantes, moderadamente malditos y un punto anómalos, pues debemos considerar que la tríada protagónica la completan Astrolabio, la amada que llevaba una existencia indigna de llamarse así hasta conocer a Aliénor, escritora de éxito que padece la enfermedad de Pneux -un autismo afable-, y erigirse en interfaz entre ésta y el mundo; un discurso que se complace en desactivar lo sensible-sentimental con ráfagas de cinismo y sarcasmo, simulando una distancia que viene subrayada también por un estilo que se confía al despojamiento y la limpidez (a tramos, la narración semeja apuntación diarística o registro catastral); reflexiones en torno al acto de escribir (Zoilo se enorgullece de no haber caído hasta entonces en "la deshonra de la escritura", y se disculpa de tamaño desliz por haber descubierto que "la actividad criminal lleva implícita la necesidad de escribir", subrayando así unos motivos nada comunes) y alusiones al mundillo literario (pullas a editores explotadores y a críticos ineptos); una generosa dosis de adobo cultural (curiosamente el ágrafo Zoilo resulta que de adolescente tradujo a Homero, y un trip psicodélico, que narrativamente opera al modo de una walpurgisnacht, le permite disertar sobre el arte contemporáneo) y confesiones íntimas políticamente incorrectas. Todo ello, en proporciones minimalistas para que resulte digerible. Sospecho que el entusiasmo o interés de esta lectura depende de las que cada uno lleve a cuestas, en una relación inversamente proporcional.

Viaje de invierno / El viatge d'hivern

Amélie Nothomb

Traducción de Sergi Pàmies /

Ferran Ràfols Gesa

Anagrama / Empúries.

Barcelona, 2011

119 páginas. 13 euros

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de julio de 2011

Más información

  • Amélie Nothomb