Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aguirre destituye al responsable de la empresa de ampliaciones del metro

Los expertos interpretan el cese de Jesús Trabada como un cambio de ciclo - Sin grandes ampliaciones previstas puede no hacer falta una constructora propia

Dicen técnicos regionales con décadas de experiencia que siempre ocurre igual. Los ceses de los cargos de confianza se comunican al interesado una vez aprobados y sin consulta previa. El ingeniero Jesús Trabada, de 55 años, conoció su destitución por una llamada del consejero de Transportes e Infraestructuras, Antonio Beteta, justo después de que se aprobara en el Consejo de Gobierno del pasado jueves. Beteta es nuevo en el cargo y Trabada ha estado ocho años al frente de Mintra (Madrid Infraestructuras del Transporte), la empresa pública responsable de las ampliaciones del suburbano y de otras infraestructuras del transporte público desde 1999.

El consejero Beteta y el responsable de Mintra apenas se conocen, así que la conversación fue corta, según fuentes cercanas al ya ex consejero delegado, que también ha sido destituido como director general de Infraestructuras. "La decisión viene de arriba", le dijo Beteta por teléfono. Un portavoz de la Consejería de Transportes declinó ofrecer las razones del cese y Trabada prefirió no hacer declaraciones.

Mintra, creada en 1999, acometió la mayor ampliación del suburbano

El cierre supondría el trasvase de los 55 trabajadores al Gobierno regional

Tres altos cargos consultados por EL PAÍS descartaron ayer posibles desavenencias de Trabada con el Gobierno regional. La destitución, según las citadas fuentes, puede deberse más bien a un cambio de ciclo, ya que no están previstas grandes ampliaciones de la red de transporte público regional en la nueva legislatura, es decir, ya no es necesaria una constructora propia.

Con Trabada al frente, Mintra acometió la mayor ampliación de la historia del suburbano en la legislatura 2003-2007, con un total de 90 kilómetros nuevos de metro y metro ligero y hasta 80 estaciones que llevaron la red hasta distritos olvidados, como Villaverde, donde la nueva infraestructura supuso un vuelco electoral a favor del PP en las penúltimas elecciones.

En la siguiente legislatura (2007-2011), el crecimiento de la red de Metro fue más modesto, con 9,6 kilómetros de ampliación en las líneas 2, 9 y 11. Las previsiones de Mintra para 2011 apenas incluyen cuatro kilómetros de red para el tren a Torrejón de Ardoz y la conexión del tramo norte de la línea 9 de Metro con la red de Cercanías.

Precisamente ayer, el consejero de Transportes visitó el inicio de las obras de la segunda fase de la ampliación de la línea 9 a Mirasierra, que incluyen 1,4 kilómetros de túnel y una nueva estación en la calle de Costa Brava con un intercambiador para tren y metro. Jesús Trabada, cuyo perfil es más técnico que político, no estaba en la comitiva que acompañó al consejero a las obras, aunque su cese fue lo más comentado de la mañana, según algunos de los asistentes.

La segunda tesis que barajan las fuentes consultadas es que la Comunidad de Madrid haya decidido cerrar Mintra dentro del plan de reducción y fusión de entes y organismos públicos que anunció la pasada legislatura Antonio Beteta cuando aún estaba al frente de la Consejería de Economía y Hacienda.

Mintra se encarga de ejecutar, gestionar y mantener las infraestructuras del transporte colectivo de la Comunidad de Madrid. Funciona como una empresa independiente, que alquila las infraestructuras, una vez construidas, a Metro de Madrid.

Lo creó en 1999 el Gobierno regional que encabezaba Alberto Ruiz-Gallardón, entre otros motivos, porque la deuda de los organismos públicos no se consolidaba entonces en los presupuestos regionales, es decir, no computaba en los números rojos de la Comunidad. Esa excepción se perdió en 2003. Según consta en los últimos presupuestos regionales, Mintra dispone para 2011 de un total de 468.462.005 euros de presupuesto. El organismo tiene un activo de 5.489 millones, de los que 2.042 son patrimonio y 1.602 corresponde a la deuda con los bancos.

El cierre del organismo supondría el trasvase de los 55 trabajadores de la plantilla a puestos del Gobierno regional. Trabada, que ayer empezó sus vacaciones estivales, se incorporará previsiblemente a su regreso a su puesto de funcionario de alto rango en la Administración, el equivalente a un director de área. Aún no se le ha comunicado el nuevo destino.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de julio de 2011