Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat multa a Endesa por informar mal en el apagón de Girona

La empresa sopesa recurrir la sanción de 550.000 euros

La compañía eléctrica Endesa deberá pagar una multa de 550.000 euros. Esta es la sanción que le ha impuesto la Generalitat por los días en que más de 200.000 abonados de las comarcas de Girona y el norte del Maresme se quedaron sin luz en marzo de 2010, por lo que le abrió un expediente informativo. La multa no es por la falta de electricidad durante ese periodo, ya que se concluyó que el temporal fue "una causa mayor". La sanción es por "incumplir los requisitos que establece la Ley 18/2008 sobre comunicación de incidencias a los Ayuntamientos y a la Dirección General de Energía y Minas".

La sanción que se aplica es de carácter "grave" (en una gradación que va de leve a muy grave), pero aunque podría haber supuesto una multa de seis millones de euros, se queda en 550.000 euros. Endesa anunció ayer que "está estudiando la resolución y, si lo estima oportuno, presentará recurso de alzada".

La Generalitat impuso a la misma empresa una multa de 10 millones de euros por el apagón que vivió la ciudad de Barcelona durante el mes de julio de 2007, que le costó a Red Eléctrica una sanción de 11 millones. En aquella ocasión las peticiones fueron más elevadas, según justificó ayer la Generalitat, porque se acusó a las empresas del apagón en sí mismo, por falta de mantenimiento en sus infraestructuras, y no solo por falta de comunicación adecuada, como en este caso.

La gran nevada sorprendió a casi toda Cataluña el 8 de marzo de 2010. Las comarcas de Girona y parte del Maresme se llevaron la peor parte: algunos municipios estuvieron casi una semana sin luz y, por tanto, en muchos casos, sin calefacción o agua caliente. Las cámaras de comercio calcularon que el apagón costó cerca de 100 millones de euros. Desde el principio, Endesa insistió en que la culpa no era suya: nadie podía prever la dureza de la nevada ni evitar que el tendido eléctrico cayera en una provincia que, además, no estaba abastecida por ninguna línea de gran capacidad. A pesar de todo, la Generalitat considera que Endesa sí podía haber hecho algo mejor: comunicar las incidencias al Gobierno y a los Ayuntamientos afectados.

Además de la multa por el apagón de Girona, la Generalitat informó de que también ha impuesto una sanción de 320.000 euros a Endesa por incumplir su obligación de conectar a nuevos clientes y aumentar el suministro a clientes ya existentes. El expediente determina que la empresa ha retrasado conexiones por encima de lo que permite la ley. Además, anunció el Departamento de Empresa y Trabajo, "se han reforzado los instrumentos de control" para que las reclamaciones de los abonados relacionadas con las facturas sean resueltas en menos de 10 días.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de julio de 2011