Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

El FMI urge a Estados Unidos a elevar su techo de deuda

El fracaso no es una opción posible para Estados Unidos ni para la economía mundial. Ese fue el mensaje que lanzó ayer el Fondo Monetario Internacional (FMI) donde ven pasar los días sin que Washington cierre un acuerdo que permita elevar el techo de la deuda federal antes de la fecha límite del 2 de agosto, cuando el Tío Sam ya no estará en condiciones de pagar sus facturas.

"Un eventual impago de la deuda tendrá repercusiones serías", comentó John Lipsky, actual director gerente en funciones del FMI, que será dirigido pronto por Christine Lagarde. Es el desafío inmediato al que se enfrenta la mayor potencia del planeta. "Hay que evitar en la medida de lo posible un shock que pudiera tener graves consecuencias en la economía y en los mercados financieros mundiales", alertó.

A medio plazo, señaló, sin embargo, es necesario que se acuerde un paquete fiscal que permita contener la escalada de la deuda y reducir el déficit. La degradación actual de las cuentas públicas en EE UU, reiteró, es "insostenible" y no se resuelve con el proyecto de presupuesto presentado el pasado mes de febrero por la Administración de Barack Obama.

Pero el ajuste presupuestario debe hacerse teniendo en cuenta la debilidad de la coyuntura económica, precisó Lipsky durante la presentación del informe anual que hace el organismo sobre el país. La proyección es que EE UU crezca por debajo del 3% durante los próximos cinco años. Una expansión anémica que hará más difícil la consolidación fiscal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de junio de 2011