Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:Reforma constitucional en Marruecos | MOHAMED TOZY / Miembro de la Comisión Constitucional

"La Constitución de España nos ha inspirado"

El país magrebí acude a las urnas pasado mañana para aprobar una Carta Magna que recorta el poder del monarca. Mohamed Tozy, un politólogo que ayudó a redactarla, y Mehdi Lahlou, un político de izquierdas, opinan sobre el texto

Mohamed Tozy, de 55 años, catedrático de Ciencias Políticas, es profesor en la Universidad Hassan II de Casablanca y del Instituto de Estudios Políticos de Aix-en-Provence. Es autor de varios libros sobre la monarquía y el islam. Formó parte de la comisión consultiva encargada de elaborar la nueva Constitución.

Pregunta. ¿En qué se parecerá Marruecos, aprobada la nueva Constitución, a las monarquías parlamentarias de Europa?

Respuesta. Hay varias similitudes y también grandes diferencias. La primera es que el rey fundamenta ahora su razón de ser en la Constitución. Como la monarquía es una institución constitucional puede parecer banal, pero es clave porque este cimiento elimina, por ejemplo, el vasallaje. La Constitución española ha inspirado las propuestas de partidos y asociaciones para justificar los poderes del rey. Como el rey de España, el de Marruecos no es responsable y cualquier acción compromete, en cambio, la responsabilidad de los ministros. La gran diferencia con Europa: el rey conserva bajo su tutela el Ejército y la religión. Así lo quisieron todos los partidos, incluidos los de izquierda, como el Partido Socialista Unificado.

"Es deseable que continúen las protestas si clarifican su postura"

P. ¿Por qué seguirá siendo Mohamed VI Comendador de los Creyentes?

R. El rey conserva esa especie de título religioso. Responde tanto a las peticiones de los conservadores (ulemas e islamistas) como de los modernistas (izquierda y liberales). Los primeros creen que pueden ejercer su influencia sobre el rey y mantener puestos preeminentes en el sistema y los segundos confían en que frenará y les protegerá de los extremistas religiosos.

P. En las transiciones democráticas, en España antaño y ahora en Túnez, corresponde a una asamblea constituyente elegida democráticamente redactar la nueva Carta Magna. ¿Por qué no ha sido así en Marruecos?

R. Porque en España se restableció la monarquía y en Marruecos no hay un cambio de sistema. Dicho esto, examinemos el método utilizado para reescribir la Constitución. Corrió a cargo de una comisión que hizo un amplio examen en el que hubo una mayoría de personalidades de prestigio, entre ellas militantes de izquierdas. Sus comparecencias no han sido formales. Han dado lugar a debates acalorados en el seno de la comisión.

P. ¿Continuarán las protestas callejeras, que empezaron en febrero, tras la aprobación de la Constitución?

R. Creo que es incluso deseable a condición de que el movimiento de protesta clarifique su postura. No puede solo construirse sobre el no y mediante una alianza opaca entre islamistas y laicos o modernistas. La experiencia iraní nos ha mostrado quién gana en estos casos.

P. La calle pedía también acabar con la corrupción y la hegemonía de las empresas reales en muchos sectores económicos.

R. Esa reivindicación es tanto más nítida en cuanto que ha sido asumida por una parte de la burguesía. Supongo que el mensaje se ha recibido y que el conglomerado real va a redesplegarse para desactivar la presencia del rey en los negocios. La idea consiste en que se convierte en un accionista pasivo y minoritario sin poder de decisión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de junio de 2011