Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Laura Palmés, la reportera que inspiró a Amenábar

En su reportaje sobre la eutanasia, protagonizado por Ramón Sampedro, se basó la película 'Mar adentro'

A finales de los años ochenta, a Laura Palmés (Barcelona, 1954) se le diagnosticó una cruel enfermedad degenerativa, la esclerosis múltiple. Esa dolencia -cuyas causas son aún en gran parte desconocidas- va lesionando lentamente el sistema nervioso central, en un proceso que puede durar décadas, hasta reducir a total invalidez a quienes la sufren.

Ya gravemente afectada por la enfermedad, Palmés, que tras colaborar en el diario barcelonés Avui se había convertido en una de las reporteras más prestigiosas de TVE -algunos de sus comprometidos trabajos trataron temas como los asesinatos de los abogados de Atocha, la guerra del Sáhara o la vida carcelaria- viajó a Galicia a entrevistar a Ramón Sampedro, tetrapléjico desde hacía más de dos décadas a causa de un accidente y primer ciudadano español en solicitar la eutanasia.

El encuentro de Palmés con Sampedro tuvo como fruto una novela extraordinaria, Darrera les palmeres [Detrás de las palmeras] (Edicions 62, 1995). Una de las principales fuentes de inspiración de la obra fueron las 200 cuartillas de reflexiones que Sampedro envió a Palmés cuando esta le pidió que le redactara unos folios con sus ideas aceca de la vida y la muerte.

Pero hubo más: el reportaje que había dado lugar a su entrevista con Sampedro -Eutanasia: morir para vivir, con el que ganó en 1994 el Premio Ciudad de Barcelona, uno de los galardones con más prestigio dentro del periodismo catalán- está en el origen de la película de Alejandro Amenábar Mar Adentro. En este filme, el personaje directamente inspirado en Laura Palmés era interpretado por Belén Rueda.

Pese a lo devastador de su dolencia -en una entrevista que concedió en 1995 a EL PAÍS relataba que en los seis años que llevaba padeciéndola había sufrido 36 ataques- Palmés, fallecida el viernes a los 57 años, nunca contempló la posibilidad de la eutanasia. Optimista y vital, en la mencionada entrevista declaraba que en su obra había querido mostrar "que los discapacitados también podemos movernos, aunque sea con la mente."

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 26 de junio de 2011