Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La brecha salarial entre directivos y empleados creció en lo peor de la crisis

Los ejecutivos logran en 2009 el mayor aumento entre todas las categorías - El salario medio de las mujeres se mantiene en el 78% del masculino

Los de 2008 y 2009 han quedado en la retina como dos años negros para la economía española. En el primero, España entró en crisis y acabó en recesión, y en el segundo, la depresión se agravó hasta elevar este retroceso al más grave de la democracia. Pero el trance no ha pasado igual por todos los bolsillos: mientras el sueldo medio de los directivos creció una media del 4,5% en 2009, hasta los 63.150 euros -el mayor incremento de todas las categorías-, el del empleado medio mejoró menos, un 2,9% (22.511 euros). Y el de los peones, el puesto peor remunerado, prácticamente se estancó en los 15.343 euros (un 0,1% más). La brecha salarial entre los españoles, en definitiva, ha crecido con la crisis.

El sueldo más común en España es el de los mileuristas

Eléctricas y banca son los sectores que mejor pagan a sus trabajadores

La encuesta de estructura salarial, cuya última entrega hizo pública ayer el Instituto Nacional de Estadística (INE), es la foto más completa de los jornales de los españoles. Los directivos de Administraciones públicas o empresas de más de 10 empleados, los mejor remunerados, ganan en bruto al año casi tres veces lo que el trabajador medio y cuatro veces lo que los empleados de la categoría más baja, la compuesta por los peones de la agricultura, pesca o construcción. La brecha ha crecido alrededor de 38 puntos desde 1995, cuando comenzó esta serie. En aquel año, el sueldo de la categoría de directivos era el 142% de la media y ahora es el 181%, aunque ha habido altibajos en la evolución, incluido un estrechamiento de la diferencia en 2008.

En pleno debate sobre la necesidad de vincular salarios a productividad en España, la estadística refleja una mejora salarial media superior a la inflación durante lo más duro de la crisis. Pero la subida se debe, en buena parte, a que la gran destrucción de empleo se produjo entre empleados temporales, peor pagados, y también entre los peones del sector de la construcción, el sueldo más bajo de la escala. "El impacto de la crisis ha sido asimétrico y eso tiene un efecto también asimétrico [en el mapa salarial]", resume Xavier Segura, jefe del Servicio de Estudios de Catalunya Caixa.

La desigualdad se palpa en España a través de otros datos, como la proporción de trabajadores con la ganancia más magra (no llega a 12.545 euros, dos tercios de la mediana), que son el 18% del total, unas décimas más que en 2008 (17,6%). En este grupo peor pagado hay un 64% de mujeres, algo más que el año anterior.

Porque la distancia entre lo que ganan hombres y mujeres no ha retrocedido en España. Ellos obtienen una media de 25.001 euros y ellas 19.502. Es decir, que el salario medio femenino es el 78% del masculino, una décima más baja que el año anterior (véase cuadro). La diferencia se reduce si se consideran situaciones similares en tipo de contrato, de jornada, ocupación o antigüedad, pero hay más hombres entre los mejor situados. El 15,2% de las mujeres tuvo ingresos salariales menores o iguales que el salario mínimo interprofesional (SMI) en 2009, frente al 5,6% de los hombres. Y, al revés, el 9,81% de los hombres presentaron unos ingresos cinco veces superiores al SMI, frente al 4,77% de las mujeres.

Los datos confirman otras constantes del mercado laboral, a saber: los jóvenes cobran menos que los mayores, los nuevos en una empresa menos que los antiguos y los temporales menos que los fijos (un 30%).

El salario más común entre los españoles, en cualquier caso, queda en 15.500 euros, el del mileurista. Y el malestar de los jóvenes, ese ingrediente que más ha encendido las protestas de los indignados o 15-M tiene también su colchón estadístico: el único grupo con edad de trabajar en el que hubo una bajada media de los salarios fue entre los empleados menores de 25 años: mermó un 3,4% para los de menos de 20 años y un 3,8% de 25 a 29 años.

En la distribución salarial figuran, además, muchos más trabajadores en los valores bajos que en los sueldos más elevados, lo que da lugar a que el salario medio sea superior tanto al salario mediano como al más frecuente. El salario mediano (el que divide al número de trabajadores en dos partes iguales, los que tienen un salario superior y los que tienen un salario inferior) se situó en 18.817,89 euros.

Si uno busca respuestas por sector de actividad, los mejores salarios se encuentran en las compañías eléctricas, con 50.536 euros, seguida de la banca (41.863), y los peores en la hostelería (13.996 euros). La brecha entre territorios se ha mantenido prácticamente estable, con el sueldo más alto en el País Vasco (26.162,45 euros, un 2,4% más) y el más bajo en Canarias (18.926, un 2,5% más).

La elaboración de la encuesta de estructura salarial lleva su tiempo y habrá que esperar para saber qué ocurrió en 2010, el año que empezó esa salida del túnel que parece no culminar jamás y que España empezó a sufrir en sus carnes -o sus bonos-, la crisis de deuda soberana.

Sí hay una última hora para los costes salariales (salario base, complementos salariales, pagos por horas extraordinarias, pagos extraordinarios y pagos atrasados, medidos en términos brutos), que aumentaron un 1,0% en el primer trimestre de 2011, pasaron de 1.802,00 a 1.819,62 euros por trabajador y mes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de junio de 2011