Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

La renta por habitante española cae hasta igualar la media comunitaria

La crisis está dejando ganadores y perdedores y cada vez queda más claro que España pertenece a este último grupo. La renta per cápita española llegó a representar en 2007 un 105% de la media de los 27 miembros de la Unión Europea, mientras que el año pasado cayó hasta el 101%, es decir, prácticamente a la par que sus socios. Italia, que llevaba dos años por delante de España según este indicador, vuelve a descender varios puestos al pasar en un solo año del 104% al 100%, según los datos publicados ayer por la oficina estadística comunitaria, Eurostat. España, que se sitúa ahora en el duodécimo puesto, permanece desde 2002 por encima de la media comunitaria.

Mientras que España, Italia y Grecia, que cae hasta el 89% de la renta europea, quedan en el bando de los derrotados, los países nórdicos y los de Centroeuropa resultan vencedores. Dinamarca, Suecia y Noruega, que no pertenece a la UE, avanzan cuatro puntos porcentuales. Y Alemania, Finlandia, Holanda y Lituania ganan tres respecto al año anterior.

El caso más espectacular es el de Luxemburgo. Pese a que este pequeño país con solo medio millón de habitantes ya disfrutaba del PIB per cápita más alto de Europa el año pasado (un 272%), este año ha avanzado hasta el 283%, es decir, 11 puntos más. En el extremo contrario se sitúa Bulgaria, que, con el 43% de la media de la Unión, es el más pobre.

El país comunitario que más riqueza por habitante ha perdido durante la crisis es Irlanda. La economía que ha vivido una de las burbujas inmobiliarias más importantes de Europa ha pasado del 147% en 2007 al 125% en 2010. Pese a ello, aún sigue en la tercera posición en cuanto a renta per cápita.

Entre los tres países que han necesitado ayuda financiera para evitar la quiebra, Portugal es el único que no ha perdido posiciones en los últimos años. Su renta supone ahora un 81% de la media, un porcentaje equivalente al de hace una década. Pero, al contrario que la española, la economía lusa nunca ha conseguido superar el 81% actual, ni siquiera en las épocas de fuerte crecimiento europeo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de junio de 2011