Las saudíes se rebelan y conducen

Una campaña lanzada por Internet les insta a desafiar la prohibición

Varias mujeres de Arabia Saudí desafiaron ayer la prohibición de conducir impuesta por la monarquía ultraconservadora que rige el país. La información se basa en los testimonios dejados por las protagonistas en Facebook, Twitter y otras redes sociales de Internet. La acción responde a la campaña Women2Drive que un grupo femenino árabe, animado por la ola de cambios en Túnez y Egipto, ha lanzado en la Red Internet para que las mujeres saudíes logren que se les reconozca su derecho a conducir. El mes pasado, una mujer fue detenida por ponerse al volante e instar a otras a hacerlo.

Una joven que se identifica como Laila Sindi, de la ciudad costera de Yeda, aseguró en Twitter que había salido a primera hora de la mañana junto a una amiga y su prima en un vehículo descapotable y que las calles estaban tranquilas. "Volvemos del supermercado. Mi mujer ha decidido comenzar el día cogiendo el coche", escribió el periodista Tawfiq Alsaif en Twitter.

Aparentemente, la primera mujer que desafió la prohibición lo hizo de madrugada. Lo muestra en un vídeo colgado en YouTube. En la grabación, la conductora, que lleva un niqab (el velo que cubre toda la cabeza menos los ojos), enseña su teléfono móvil donde marca la hora y el día. "Queremos depender de nosotras mismas sin contar con conductores, tenemos derecho a conducir", dice la mujer antes de poner en marcha su vehículo por unas calles desiertas.

Ninguna ley escrita prohíbe conducir a las mujeres en Arabia Saudí, pero los principales clérigos del régimen han emitido varias fetuas (normas religiosas) en este sentido. En la práctica, las autoridades prohíben conducir a las ciudadanas y les niegan el derecho a obtener el carné, veto que se extiende a todas las extranjeras que viven en Arabia Saudí o visitan el país.

Varias mujeres saudíes se disponen a subir al coche, ayer, en Riad (Arabia Saudí).
Varias mujeres saudíes se disponen a subir al coche, ayer, en Riad (Arabia Saudí).FAYEZ NURELDINE (AFP)

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS