Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE acepta eliminar las Diputaciones y el PP solo mejorar su funcionamiento

Feijóo propone que Felipe González lidere un grupo de expertos sobre sanidad

El PSOE es partidario de suprimir las Diputaciones y sustituirlas por modelos administrativos mucho más reducidos que sirvan para que los pequeños municipios puedan mancomunar sus servicios. De esta forma, se evitaría que las Diputaciones se solaparan entre las tres Administraciones (estatal, municipal y autonómica) como ocurre ahora, con un sistema de elección, de protocolo, de personal y de medios que no resulta operativo y que aumenta el gasto público. Según Antonio Hernando, responsable de política autonómica y municipal de la Ejecutiva del PSOE, los socialistas están dispuestos a estudiar esa reforma que incluya la desaparición de las Diputaciones, como ayer propuso el expresidente Felipe González en la SER para reducir en torno a un punto el déficit y no recortar el gasto sanitario.

Si desaparecen, habría que fusionar Ayuntamientos, dice una especialista

El PP, en cambio, acepta una reforma en profundidad de su estructura administrativa, pero rechaza de plano la supresión de las Diputaciones, según explica Juan Manuel Moreno, su responsable de política local. Los populares aceptan adelgazar su estructura y mejorar su eficacia, pero consideran imprescindible su existencia.

Las 41 diputaciones, siete cabildos y cuatro consejeros insulares de España administrarán este año 5.936 millones de euros, el equivalente a los recortes de Irlanda para salir de la crisis. El Estado abonará más de la mitad de la factura, que se complementará con las aportaciones de las autonomías (5%) y los impuestos (una parte del IVA y del IRPF, entre otros).

Nacidas al calor del pensamiento liberal de la Constitución de 1812, las competencias de las Diputaciones abarcan desde la gestión de los bomberos, las carreteras a la recogida de basuras. Su coexistencia provoca interferencias y situaciones a veces curiosas cuando, por ejemplo, para la reparación de un tramo de carretera de 10 kilómetros se implica a tres Administraciones diferentes.

Su existencia sigue provocando debate. "Sí, suponen una garantía de gestión eficiente para los Ayuntamientos ya que permiten que un anciano de un pueblo de 50 habitantes reciba el mismo servicio de teleasistencia que el de una ciudad de 10.000", explica Antoni Fogué (PSC), presidente en funciones de la Diputación de Barcelona, que pasa por ser la más grande de España (650 millones anuales de presupuesto, 51 diputados, 45 asesores y 4.000 funcionarios).

¿Qué ocurriría si desapareciesen? "Exigiría fusionar los Ayuntamientos, que en España son muy pequeños. Si no se hace así, mejor mantenerlas", defiende Maite Vilalta, profesora de Hacienda Pública de la Universidad de Barcelona. El 80% de los 8.112 municipios de España tienen menos de 5.000 habitantes. Algunos informes, como el de la Fundación Ciudadanía y Valores, aconsejan la reducción a 2.000 de los Ayuntamientos y el adelgazamiento de las Diputaciones para combatir el gasto autonómico.

El popular Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta y exdirector del Insalud con el Gobierno de José María Aznar, respaldó ayer que Felipe González coordine una comisión para sanear la deuda sanitaria, que, según el barón gallego, asciende a 15.000 millones. "Para blindar la sanidad pública estamos haciendo un enorme esfuerzo que pagan otros sectores de la economía y la Administración. No podemos mirar para otro lado. Felipe González ha propuesto incrementar un 1% del PIB los fondos destinados a sanidad. Me temo que sabe más de sanidad que el actual presidente del Gobierno. Es un debate que procede". Y añadió: "Que Felipe González sabe de sanidad me consta. Y sería una excelente personalidad, una entre otras, para liderar una comisión de expertos. Estoy convencido". "Me gustaría proponer a personas sin dificultades para decir lo que piensan y con experiencia previa del sistema sanitario".

Eso sí, sobre la idea de González de eliminar las Diputaciones, Feijóo se mostró menos partidario. "Habría que matizar. Sus Gobiernos tuvieron 14 años para hacerlo. Nosotros lo que hacemos es ir a soluciones como la fusión de servicios municipales".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de junio de 2011