Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Escándalo en México por la puesta en libertad del exalcalde de Tijuana

Jorge Hank fue detenido por poseer un arsenal en su casa

Es una historia, por el momento, difícil de entender. Hace 10 días, en mitad de la madrugada, un fuerte dispositivo militar penetró en la lujosa casa de Jorge Hank Rhon, exalcalde de Tijuana, empresario extravagante y priista de rancio abolengo, y lo detuvo -junto a 10 guardaespaldas- bajo la acusación de poseer un arsenal formado por 40 armas largas, 48 cortas, 70 cargadores, más de 9.000 cartuchos y una granada. La noticia bomba sacudió al país. A pesar de que Hank Rhon siempre estuvo muy bien colocado en la lista de sospechosos habituales, la detención tuvo desde el principio cierto tufo electorero, dada la amistad de Hank con Enrique Peña Nieto, actual gobernador del Estado de México y muy probable candidato del PRI a la presidencia de la República. El Gobierno de Felipe Calderón rechazó desde el principio cualquier sesgo político y puso por delante la honorabilidad del Ejército, una de las pocas instituciones que aún conserva cierto prestigio. Pues bien, la madrugada del martes, una juez federal ordenó la puesta en libertad de Jorge Hank y de sus 10 guardianes por "falta de pruebas".

Calderón niega todo sesgo político en su detención y liberación

La historia, no obstante, no acaba ahí. Tras ser puesto en libertad por la juez Blanca Evelia Parra, agentes de la policía estatal recogieron a Hank del penal del municipio de Tecate donde había estado preso y se lo llevaron a Tijuana para que volviera a declarar, esta vez ante la Procuraduría General de Justicia de Baja California (PGJE). Según ha trascendido, dos de las 88 armas incautadas por el Ejército, una escuadra calibre 40 milímetros y una 380, fueron utilizadas para cometer sendos asesinatos. El de un vendedor de coches usados, ocurrido en junio de 2010, y el de un guardia, en diciembre de 2009. Tras escuchar la declaración de Hank, la PGJE intentó que un juez estatal firmara su detención preventiva por un lapso de 30 días para investigar su conexión con los crímenes, pero no lo logró. Al tiempo, la fiscalía federal anunciaba que recurrirá la decisión de la juez Parra de poner en libertad a un tipo acusado de tener en su casa semejante arsenal.

¿O no lo tenía? Al margen del enredo judicial, la detención y posterior puesta en libertad de Jorge Hank supone un torpedo más en la ya muy deteriorada credibilidad del sistema policial y judicial mexicano y, por ende, del Gobierno de Calderón, que hace 10 días defendió la limpieza de la operación militar. No lo tenía difícil. Hank nunca fue precisamente un angelito. EE UU lo tenía desde hace tiempo en la mira. No solo le había prohibido entrar en su territorio, sino que lo consideraba sospechoso de utilizar las instalaciones del hipódromo de Tijuana para ocultar negocios ilícitos. Y aunque en los últimos días dos obispos habían rezado por su libertad, su vida y sus aficiones no eran demasiado canónicas. Padre de 19 hijos y dueño de un gran zoológico privado, declaraba sin rubor que su animal favorito eran las mujeres y que su poder le venía de su bebida preferida, tequila fermentado con pene de tigre, león y perro. Ahora, después de librarse de tal acusación, cualquiera le dice a Hank que su mejunje no funciona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de junio de 2011