Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

'El angel de hielo' ocultaba en la nevera los cuerpos de sus parejas asesinadas

Una española residente en Viena confiesa las dos muertes tras ser descubierta

Goidsargi Estíbaliz Carranza, embarazada de seis meses, emprendió la fuga el pasado martes, al enterarse de que la policía austriaca había descubierto en Viena los restos de dos cadáveres descuartizados. Los cuerpos estaban ocultos en dos neveras llenas de cemento en el sótano del edificio donde se encuentra la heladería que desde hace cinco años regenta Carranza. La española oriunda de México, de 32 años, huyó en taxi hasta la localidad de Cavazzo Carnico, en el norte de Italia, y al día siguiente continuó en tren hasta Udine, donde fue delatada por un joven que alojó una noche en su apartamento. El viernes por la mañana, cerca de la estación ferroviaria de la ciudad de Udine, la policía italiana detuvo a la sospechosa, quien se entregó sin resistencia. La Fiscalía de Viena ha solicitado su extradición.

Según fuentes policiales, Carranza, apodada por la prensa austriaca El ángel de hielo y La baronesa de hielo, confesó que mató a sus exparejas, que se encontraban en paradero desconocido desde hacía meses, usando un fusil que había pertenecido al que fue su marido. Ambos recibieron disparos en la cabeza. Hay un intervalo de tiempo no precisado entre uno y otro crimen.

En su declaración, en la que se mostró tranquila, según fuentes de la policía de Udine, quiso justificarse alegando que había sufrido malos tratos físicos y psicológicos por parte de las víctimas. Su relación con ellos, dijo, era muy difícil y padecía ataques de cólera. La primera víctima fue su exmarido, el alemán Holger H., con quien se había trasladado a Viena. El otro cadáver pertenece a Mandred H., un representante de una empresa de heladeras, quien siendo su novio le había ayudado económicamente a abrir hace cinco años la heladería Schleckeria en el distrito 12 de Viena.

La noticia salió a la luz el pasado lunes, gracias al azar y la curiosidad de unos obreros que trabajaban en la reforma de una peluquería contigua al establecimiento. Los trabajadores entraron en el trastero de la detenida para acceder al desagüe del edificio y hallaron dos rifles. Inspeccionaron el habitáculo y encontraron un bolso con una pistola y una bolsa de basura en una heladera llena de cemento. "La abrimos y entonces salió ese hedor. Y llamamos a la policía", contó a Efe Erkan Köksal, dueño del salón de belleza.

Estíbaliz fue a trabajar al día siguiente, pero se enteró del macabro hallazgo por un cliente. "Salió de la heladería y se fue a la parada del autobús. Telefoneó y se marchó", relató el peluquero.

La policía emitió al día siguiente una orden europea de busca y captura contra ella. Carranza fue detenida y después sometida a un control médico en un hospital de Udine. Si no tiene problemas de salud, será trasladada a una prisión hasta que un juez autorice su extradición a Austria.

La presunta doble homicida es hija de un escritor de libros de temas esotéricos y de una mujer de origen alavés, residentes en Barcelona, según fuentes policiales. La madre de la supuesta homicida ha rehusado hablar del caso con El PAÍS: "No podemos comentar ese tema", se limitó a decir.

El padre de Estíbaliz es un mexicano de 71 años, psicólogo, periodista y autor de 50 libros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de junio de 2011