La crisis del euro

Los bancos alemanes, los más expuestos si se reestructura la deuda europea

La relativa calma en los títulos españoles en la nueva tormenta griega se percibe también en el opaco mercado de los seguros contra el impago de la deuda (CDS en sus siglas inglesas). Según un reciente informe de Goldman Sachs, el riesgo de impago ha descendido en el caso de España a niveles de 2009; es una evolución, compartida con Italia, que el banco toma como prueba de que España se ha alejado de la zona de riesgo.

"El reciente repunte en la cotización de los seguros contra impago de la deuda pública de determinados países, especialmente de Grecia, no ha tenido impacto en la percepción de riesgo de España e Italia; en ambos casos, la tendencia sigue siendo a la baja, y la cotización se aleja de los niveles récord de 2010", resumen los analistas de Goldman Sachs.

Más información

El informe revela también qué bancos tienen más que perder en una posible quita de la deuda de los países con más riesgos, un club en el que Goldman tampoco coloca ya a España y sí a Alemania. Para el conjunto de la banca europea, el impacto sería mucho menor (entre el 1% y el 3% del capital), aunque, como suele ocurrir, los promedios no cuentan toda la verdad. El banco alemán Hypo Real Estate es el que tiene una mayor exposición (21.900 millones) cuando se suman los títulos de deuda de los tres países. Otros dos bancos alemanes (Dexia y Commerzbank) y la BNP francesa están entre las 10 entidades más expuestas.

Solo el Santander

En bancos españoles, Goldman solo incluye al Santander en la lista de los 20 bancos europeos más expuestos, aunque con una cantidad menor (3.000 millones, puesto 19), que deriva casi en su totalidad de su deuda portuguesa. El Popular tiene 300 millones y BBVA, 100 millones.

En el conjunto del sector financiero europeo, si hubiera un impago de parte de la deuda pública colocada por Grecia -hasta ahora solo se discute si aplazar los pagos-, la banca se dejaría entre 13.000 y 41.000 millones de euros (los extremos corresponden a una quita de entre el 20% y el 60%). Si la medida se extiende a Irlanda y Portugal, las pérdidas podrían llegar a 75.000 millones.

El impacto de una medida así sería muy serio en el caso de bancos griegos e irlandeses, que concentran buena parte (más del 60%) de los títulos emitidos por sus Estados. Goldman Sachs estima que, en el caso griego, mermaría el capital de las entidades nacionales entre un 25% y un 80%, lo que obligaría a una inyección inmediata de fondos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 06 de junio de 2011.

Archivado En:

Te puede interesar

iAhorro

Lo más visto en...

Top 50